20.000 isleños están en lista de espera para alquilar piso

06/05/2018

El alquiler vacacional ha eliminado la oferta de viviendas en arrendamiento para el residente. Apenas hay y las que se encuentran a precios disparatados. Miles de canarios, desesperados ante la imposibilidad de hallar casa para vivir

El alquiler vacacional ha arrasado con el parque de viviendas para arrendar en las principales ciudades de Canarias y el problema se extiende a las zonas rurales. La falta de pisos para alquilar se traduce en largas listas de espera en todo el archipiélago, si bien, son Lanzarote y Fuerteventura las más castigadas. 20.000 isleños buscan hoy una casa desesperadamente, según las estimaciones del sector.

La inexistencia de viviendas para alquilar a residentes ha provocado que más del 50% de las inmobiliarias canarias hayan decidido dejar de lado la actividad del arrendamiento a largo plazo para centrarse en otras opciones, como la venta.

El problema está adquiriendo una dimensión enorme y amenaza con estallar si las administraciones no toman medidas para garantizar casa a los residentes, advierten los expertos. Algunos hablan de una nueva burbuja al tenor de los elevados precios, que han subido hasta casi un 50% en algunas zonas.

En el conjunto del archipiélago el sector estima que hay más de 20.000 personas apuntadas en lista de espera y que buscan desesperadamente una vivienda. Muchos de ellos son trabajadores desplazados, otros son jóvenes que se quieren independizar y también hay personas que se separan, cambian su situación familiar y necesitan un piso.

El encarecimiento que registraron en un primer lugar las zonas costeras y del centro de las ciudades desplazó a los residentes a los barrios periféricos. Cubiertos estos, los residentes comenzaron a desplazarse hace meses otros municipios para encontrar un piso. Ingenio, Gáldar, Arucas, Telde, Vecindario, Carrizal... son los principales destinos y desde hace meses empiezan a sufrir el problema de falta de viviendas para alquilar. En Vecindario (Santa Lucía), por ejemplo, según las inmobiliarias consultadas encontrar una vivienda es ya «algo imposible».

Inmobiliarias de la zona de Telde que hace dos años movían entre 20 y 30 alquileres al mes han dejado el negocio ante la inexistencia de viviendas disponibles. Según relatan las distintas inmobiliarias consultadas no hay viviendas y cuando «salta» una, hay decenas de personas para verlo aunque los precios sean altos y el piso tenga aún inquilinos y vaya a tardar unos meses en liberarse.

La oferta es tan reducida y la demanda tan elevada que hay quien se está aprovechando y sacando tajada poniendo en alquiler a altos precios habitaciones individuales de una vivienda. En Playa Honda, en Lanzarote, por ejemplo, hay casos de viviendas que piden hasta 300 euros al mes por una habitación con uso compartido de la cocina y el baño. Todo un bisnes para beneficio de unos pocos.