UGT pide a Clavijo que dé ya la ayuda a quienes cobran menos de 538 euros

06/12/2018

Exige al Gobierno de Canarias que no espere a la aprobación de los presupuestos y saque un decreto ley ante la urgencia de la elevada pobreza de las islas, como le permite el nuevo Estatuto.

Las Palmas de Gran Canaria

El secretario general de la UGT de Canarias, Gustavo Santana, reclamó ayer al presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, que no espere hasta la aprobación de los presupuestos de la comunidad autónoma para sacar adelante la ayuda a todos los empleados cuyas rentas del trabajo sean inferiores al 100% de las rentas del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y que está fijado en los 537,84 euros mensuales (6.454,03 euros en 12 pagas y 7.519,59, en 14). Se estima que 40.000 familias canarias se beneficiarán de la modificación.

Según explica, en el ámbito de la concertación social se acordó a principios de octubre modificar la Prestación Canaria de Inserción (PCI) para complementar las rentas del trabajo que estuvieran por debajo del 100% del IPREM.

La intención del Gobierno de Canarias es acometer esta modificación vía presupuestos de la comunidad autónoma. Santana le pide que la apruebe ya mediante un decreto ley, una vía que le abre el nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias para las cuestiones de necesidad.

«El sindicato considera que esta cuestión y las altas tasas de pobreza son cuestión de urgente necesidad y que no hay que esperar a la aprobación del presupuesto de la comunidad autónoma ni a la aprobación de la Ley de Servicios Sociales», indica Santana. UGT exige además al Gobierno de Canarias que esta ayuda, la PCI, pueda tener carácter permanente en lugar de una duración de dos años, tal y como está actualmente.

«No entendemos que los partidos solo se hayan aferrado a que se cumpla el fin de los aforamientos o el cumplimiento de la lista electoral regional, y que no lo hayan hecho con una cuestión tan sensible como la pobreza y la exclusión social, incluso de trabajadores pobres, cuando es el principal problema de la comunidad autónoma», indica Santana.

Desde UGT se apoya la medida planteada esta semana por Comisiones Obreras de crear un subsidio específico de 420 euros al mes para las empaquetadoras de tomates que trabajan solo cuando hay zafra, entre cuatro y seis meses, y el resto del año están paradas. Sin embargo, Santana advierte que esa petición podría ser «discriminatoria» para el resto de sectores que podrían verse beneficiados de la modificación de la PCI pactada en la concertación social.

Finalmente, Santana recuerda a Comisiones Obreras que a partir de enero de 2019 ambos sindicatos «deben estar unidos» para exigir a la patronal de las islas que en el nuevo convenio del campo y del empaquetado de tomates se establezcan salarios mínimos de 1.000 euros, tal y como se acordó a nivel estatal.

En ambos convenios las subidas salariales pactadas para el próximo año «son insuficientes» y exigen batallar para mejorar la situación de los trabajadores, según Santana.