La UE prohibirá la venta de vehículos de combustión a partir de 2035

El sector comparte la reducción de emisiones pero pide plazos realistas para asegurar su viabilidad

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal. Bruselas

La Unión Europea dio este miércoles un paso más para la reducción de emisiones, con la aprobación de una directiva que prohibirá la venta de vehículos de combustión a partir de 2035. El Parlamento Europeo ratificó el texto -con 339 votos a favor, 249 en contra y 24 abstenciones- y supondrá el fin de la venta en Europa de coches y furgonetas con motores de combustión interna.

La propuesta incluye un avance gradual con un objetivo intermedio de reducción del 55% de las emisiones contaminantes de los nuevos coches y furgonetas en 2030 y reducirlas a cero cinco años después. Con todo, el documento introduce una cláusula de revisión para 2027, cuando los legisladores «estarán mejor capacitados para evaluar el progreso tecnológico», a fin de garantizar la viabilidad de la industria manufacturera europea.

En la práctica y, a falta de esa revisión futura, la directiva supone el fin de la venta de coches y furgonetas diésel y gasolina; y también de todos aquellos que emitan CO2, como los híbridos e híbridos enchufables. Así, a partir de 2035, las marcas solo podrán vender en Europa coches eléctricos y con pila de hidrógeno.

En España, el Congreso de los Diputados aprobó el año pasado la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que recogía, entre otros, el objetivo de dejar de vender vehículos comerciales de combustión para 2040. Ahora, los ministros de Medio Ambiente de los Veintisiete deberán hacer pública su postura para finales de este mes, antes de iniciar las negociaciones con la Eurocámara. La ley definitiva se espera que esté lista para otoño.