Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 24 de junio
Turistas en un complejo de Canarias. Carrasco

La quiebra del turoperador FTI genera un agujero millonario en los hoteles canarios

Los hoteleros de las islas temen que además de no cobrar por estancias ya realizadas tengan que pagar el IGIC de esas facturas como ocurrió con Thomas Cook. Fuerteventura y Gran Canaria son las islas más afectadas por la quiebra

Silvia Fernández

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 3 de junio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El turoperador alemán FTI Group se declaró ayer en quiebra ante un juzgado local de Múnich tras arrastrar una abultada deuda de casi 1.000 millones de euros y no tener capacidad para afrontar los pagos. La caída de este turoperador, que es el tercero más grande de Europa, genera un agujero millonario en el sector turístico de Canarias debido a que la suspensión se produce tras la temporada alta, que ha sido de récord. En la turoperación las facturas pendientes se pagan a trimestre vencido, lo que da cuenta del volumen de impagos.

La buena noticia es, según indican fuentes del sector, que los impagos de FTI están muy repartidos por muchos hoteles, ya que trabajaban con cupos de habitaciones y no solían tener contratos en garantía. «Esta situación ayudará a que el impacto sea menor que el que tuvo Thomas Cook. Además el volumen de pasajeros que mueve es menor», indican fuentes próximas.

Su caída, sin embargo, preocupa y mucho como indicaron ayer el portavoz del Gobierno de Canarias, Alfonso Cabello, tras la rueda de prensa del Consejo de Gobierno. FTI es el tercer turoperador alemán y trae a las islas el 15% de los turistas. De los 2,5 millones de alemanes que llegaron a las islas en 2023, FTI aportó casi medio millón. Este mayorista facturó en las islas 800 millones de euros en 2023.

El turoperador además gestiona en las islas 30 hoteles, algunos en propiedad y otros en explotación, bajo la marca Labranda. En este sentido, Gran Canaria y Fuerteventura se convierten en las más afectadas por su caída. En la isla majorera tiene 14 establecimientos y 11 en Gran Canaria, entre ellos el Marieta y el Playa Bonita. En Tenerife explota tres y cuatro en Lanzarote.

Turistas, trabajadores, proveedores y hoteleros afectados

Su quiebra afecta también a cientos de trabajadores y proveedores que sufrirán los impagos de los últimos meses.

Por lo que respecta a los cientos de turistas que se encuentran estos días de vacaciones en las islas con FTI, la empresa aseguró ayer en una nota de prensa que son ahora mismo su «máxima prioridad». Según indicaron, el objetivo es «completar sus viajes» que están cubiertos por el Fondo Alemán de Seguridad en Viajes. En cuanto a los vuelos y estancias programados para las próximas semanas quedan cancelados de forma inmediata a partir de hoy, cuando el turoperador deja de volar. Será el administrador concursal el que determine cómo se abonan esos pagos.

El presidente de la FEHT, José Maria Mañaricua, reconoció ayer su preocupación por esta caída debido a los impagos de estancias ya realizadas en hoteles y a proveedores, por el empleo al que afecta y por los turistas con vacaciones en el aire y que no llegarán a Canarias en los próximos meses. «La turoperación supone el 50% del turismo que llega a las islas y es conectividad. La caída de FTI es una mala noticia y va a generar cuantiosas pérdidas», manifiesta.

El presidente de la patronal de Fuerteventura (Asofuer), Antonio Hormiga, se expresó en el mismo sentido y advirtió que los hoteleros de la isla «están muy preocupados». En su opinión, la caída de FTI generará en los hoteles un impacto similar al de Thomas Cook en cuanto a los pagos del IGIC. Como se recordará, los hoteleros canarios tuvieron que pagar a las arcas públicas de Canarias el IGIC de las facturas que habían generado a Thomas Cook pero que el turoperador no abonó tras presentar la suspensión de pagos. Durantes años reclamaron esas cantidades pero no fueron abonadas. Hormiga teme que vuelva a darse la misma situación y que además de no cobrar por las estancias ya realizadas tengan que pagar el IGIC de unas facturas impagadas.

La quiebra de FTI era, según señalan fuentes del sector, «crónica de una muerte anunciada». Desde enero y hasta ahora varios directivos del turoperador en las islas fueron dimitiendo ante la difícil situación financiera que arrastraba. De hecho varios hoteles optaron hace meses por dejar de trabajar con FTI por el riesgo de que se llegara a una situación como la que finalmente se ha producido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios