Moderación para la industria tras años de cifras récord

23/05/2019

En 2017 y 2018 el sector vivió un auténtico estallido, alcanzando los 4.810 millones de facturación nacional, en los que Canarias jugó un papel fundamental. Ahora, la recuperación de otros destinos llama a la prudencia.

La inversión en el sector hotelero en España ha vuelto a batir un nuevo récord histórico en el 2018, alcanzando los 4.810 millones de euros y superando en un 23% el baremo anterior, logrado en el 2017. Así lo certifica el informe ‘Radiografía del mercado de inversión hotelera en España en 2018’, elaborado por la consultora especializada Colliers International.

Así pues, el nivel de inversión alcanzado por España supuso el 22% del total de la misma a nivel europeo, sobrepasando en cuatro puntos porcentuales la cuota de mercado del año anterior.

En este sentido, la apuesta por hoteles vacacionales superó significativamente a la realizada en el segmento urbano –66% frente al 34%–, y Canarias y Baleares fueron los destinos que más inversión recibieron, seguidos de Madrid.

Asimismo, las transacciones de cartera fueron las protagonistas del 2018, concentrando el 73% del volumen total de gasto. Desde el lado comprador, se mantuvo el interés de los actores internacionales (71%), siendo éstos los que acapararon el 79% de la inversión, y las cadenas hoteleras nacionales e internacionales, el resto.

Con todo esto, se prevé que se mantengan los buenos tiempos para la industria hotelera, aunque desde los ámbitos especializados se aboga por la moderación.

Según el estudio de Colliers International, a pesar de que el turismo mundial sigue creciendo y el ritmo de llegadas de turistas a España ha vuelto a marcar un nuevo récord en el 2018 –con 82,8 millones–, el fuerte resurgimiento de algunos de los destinos competidores de España en el arco mediterráneo, las incertidumbres sobre el Brexit y la revisión de las estimaciones de crecimiento de la economía mundial invitan a pensar en un escenario de corrección y cambio a corto y medio plazo por ajuste de la demanda.

No obstante, la economía sigue creciendo a buen ritmo, por encima del 2% y se prevé que mantenga este ritmo hasta, al menos, 2021. Se trata pues de una tasa de crecimiento superior al de países del entorno, como Alemania, Francia o Italia, por lo que España se consolida como el país con mejores previsiones de crecimiento.

Por otro lado, según el mismo estudio de esta consultora especializada, los precios medios, aunque a ritmos más moderados que en los últimos años, continúan subiendo y lo hacen por el efecto conjunto de la fuerte presión de la demanda y de las múltiples reformas acometidas en los hoteles.

Además, también se indica que en el 2019 seguirá jugando a favor de la inversión hotelera la contención de la oferta por la vía de moratorias que aún se mantienen en muchos destinos vacacionales. No obstante, la consultora reconoce que los niveles de gasto, como los vistos en los años 2017 y 2018, no serán fácilmente repetibles.

Así pues, una de las tendencias de negocio más significativas previstas para este año 2019 es el aumento de la demanda de activos hoteleros en renta fija, mayormente urbanos, en ubicaciones primarias y secundarias.