Límites al alquiler vacacional

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Mariate Lorenzo, afirmó ayer que su Ejecutivo baraja fijar porcentajes máximos de densidad para el alquiler vacacional en zonas turísticas, una regulación que podría hacerse a través de una ley y no de un nuevo decreto.

EUROPA PRESS / SANTA CRUZ DE TENERIFE

La consejera de Turismo defendió en una comparecencia parlamentaria la presentación del recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia que anula el actual decreto para «frenar» su aplicación, al tiempo que reconoció la «complejidad» de regular el alquiler vacacional porque es «difícil» conciliar todos los derechos.

Con todo, comentó que su Gobierno no se ha quedado «parado» y trabaja también en la posibilidad de regular estándares vinculados a la protección del medio urbano, la capacidad de carga del destino o la posible pérdida de identidad de los barrios, y siempre buscando el «consenso» con cabildos y ayuntamientos. Lorenzo advirtió también de la «incompatibilidad» entre el suelo rústico y residencial y la unidad de explotación, que «debe respetarse absolutamente», y espera más «transparencia» por parte de las plataformas digitales para que se haga un registro de viviendas.

Asimismo, lamentó que se les haya criticado por una «aparente lentitud» para regular esta modalidad cuando es un «fenómeno mundial», y en muchos lugares no se ha logrado regular pese a que incluso está prohibido.

Lorenzo apoyó su intervención en el último estudio realizado por la comunidad que recoge que el 8,6% de los turistas de Canarias se alojaron el año pasado en viviendas vacacionales –1,2 millones–, y que la demanda aumentó un 24% respecto a 2015 y la oferta un 6%.

Astrid Pérez, del Grupo Popular, reconoció su «frustración» porque CC prometió la reforma del decreto en 2015 y aún desconoce los criterios» del Ejecutivo para acometerla.