Las compañías aéreas y hoteles empiezan a hacer despidos

Las aerolíneas están iniciando los expedientes de suspensión temporal de empleo -que en principio se prolongarán hasta mayo o junio- ante la cancelación de vuelos que se están llevando a cabo

AGENCIAS / MADRID

El turismo es el sector económico en el que está impactando de manera más fuerte la crisis derivada de la pandemia del coronavirus y los efectos en el empleo ya se están dejando sentir. Aerolíneas fundamentalmente, y hoteles, están empezando a adoptar medidas drásticas como consecuencia de esta situación y ya están anunciando despidos y expedientes de regulación de empleo (ERE).

Así, Air Europa reunió ayer a los representantes de los sindicatos con presencia en los comités de sus 22 centros de trabajo para notificarles la apertura del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas «excepcionales» por los efectos del coronavirus. Tanto los sindicatos USO y Sitcpla, que representan a los tripulantes de cabina (TCP), como el Sepla de pilotos, informaron de que en los próximos siete días se formará la mesa negociadora según establece la ley y que tendrá un plazo de 15 días tras su constitución para aportar a las autoridades de empleo la documentación necesaria para ejecutar el procedimiento.

Sitcpla señaló que, en principio, el expediente se aplicará durante los meses de abril, mayo y junio, aunque desde Sepla han transmitido que el tiempo «está aún sin determinar». Por otro lado, el responsable de la sección sindical de USO-Air Europa, hizo un «llamamiento a la calma» ya que en las negociaciones tratarán de «minimizar al máximo las repercusiones en los trabajadores» y buscarán todas las alternativas posibles para que no suponga pérdida de empleo. Air Europa cuenta en España con unos 3.600 trabajadores.

También Norwegian, que cancelará más de 4.000 vuelos hasta finales de mayo, implementará suspensiones temporales de empleo de hasta el 50% de la plantilla como medida para superar la crisis provocada por la expansión del coronavirus. Esto supone que la aerolínea mantendrá en tierra el 40% de su flota de larga distancia y cancelará el 25% de sus vuelos de corto radio hasta finales de mayo, una decisión tomada después de que Estados Unidos haya prohibido los vuelos desde gran parte de Europa. Asimismo, tiene previsto aplicar suspensiones temporales de empleo de hasta el 50% de su plantilla, número «que puede aumentar». Estos recortes afectarán a todos los departamentos.

Por otro lado, la principal aerolínea belga, Brussels Airlines, anunció que, reducirá un 30 % el tiempo de trabajo de toda su plantilla, que es de unos 4.000 empleados, a partir del próximo lunes, ante el impacto del coronavirus en la aviación, una portavoz de la empresa. En un comunicado, la compañía señaló que la medida es «consecuencia del dramático brote de coronavirus y la reducción de su oferta de vuelos» y añadió que busca «limitar el efecto financiero negativo» en la aerolínea. Aunque el conocido como paro económico temporal entrará en vigor el próximo 16 de marzo, la portavoz de Brussels Airlines indicó que aún no saben cuánto tiempo durará.

Los efectos de la epidemia también se están haciendo notar en las empresas hoteleras, como es el caso de la cadena Meliá, donde los sindicatos han contabilizado más de 230 despedidos después de que la compañía alegara baja ocupación por la crisis que ha provocado el brote de coronavirus y afectan también a las islas de Tenerife y Lanzarote. Ante esta situación, UGT y CC OO han convocado movilizaciones de rechazo a los recortes.

Según han explicado los sindicatos, los despidos están ubicados en distintas provincias de España como Madrid, Barcelona, Mallorca, Alicante, Sevilla, Málaga, Santa Cruz de Tenerife (la isla de Tenerife) y Las Palmas (Lanzarote), entre otras. Además de los 230 despidos, los sindicatos han denunciado la no renovación a cientos de eventuales y no llamamientos a los fijos discontinuos. Los sindicatos han denunciado que la empresa está acometiendo despidos selectivos, sin antes buscar alternativas.