La innovación y los alojamientos sostenibles

23/05/2019

Los hoteles, hostales y apartamentos orientan su renovación hacia un mayor ahorro energético y optimización de los recursos. Así, la sostenibilidad es un imperativo moral para el sector y un atractivo a tener en cuenta para los clientes.

La renovación y la modernización del sector hotelero y alojativo en el siglo XXI pasa de forma obligatoria por un interés medioambiental, sostenible y eficiente, una tendencia que se ha convertido en un imperativo moral y una prioridad no solo para los hoteleros y empresarios, sino también para el cliente a la hora de elegir un establecimiento adecuado.

Este interés por la sostenibilidad y la innovación al servicio del respeto al medio ambiente y a unos espacios más modernos y optimizados, es una tendencia a la vez que una necesidad, ya que se han encendido las alarmas tanto del empresario como del cliente de la importancia de cambiar el modelo. Tal y como ha publicado el Instituto de Cambridge para el Liderazgo de la Sostenibilidad, el turismo en el mundo supone el 5% de las emisiones de gas invernadero, una cifra que se prevé siga aumentando hasta un 130% en 2035. Del mismo modo, la Asociación del Turismo Internacional ha alertado que el cumplimiento del Acuerdo de París requerirá que el sector hotelero mundial reduzca las emisiones por habitación y año en un 90% de cara al 2050.

Además, según los estudios y los expertos, el propio futuro del sector alojativo está en juego, ya que el crecimiento exponencial del número de establecimientos y el rápido crecimiento del sector sigue una tendencia al alza, que será insostenible para el entorno en el caso de no tomar medidas al respecto. En los últimos cinco años, la industria hotelera ha crecido un 2,3% en todo el mundo, generando ingresos de más de 1.280 millones de euros el pasado año. Si el crecimiento se mantiene, se prevé que en 2050 existan 80.000 establecimientos más en el mapa internacional, tal y como ha alertado IBIS World. Con el gasto que llevan asociado estos establecimientos, una mejor gestión es requisito indispensable para su mantenimiento en el corto plazo.

Por todos estos motivos, la movilización hacia una fórmula de ahorro energético, aprovechamiento de los recursos, reciclaje de materiales y respeto ambiental ha entrado en el mercado y en el sector con un compromiso sin precedentes en todo el mundo, que pretende minimizar el impacto negativo de este sector en el mundo y colaborar con el medio.

En este sentido, el sector hotelero se inclina hacia la integración de los valores del desarrollo sostenible, asumiendo las energías renovables, la protección y mejora de su entorno y la innovación tecnológica para reducir las emisiones de CO2, y la optimización en la gestión del agua, energía y residuos.

En las islas se le puede sacar un gran rendimiento a la utilización de paneles solares para producir energía en los recintos hoteleros. / <b>C7</b>
En las islas se le puede sacar un gran rendimiento a la utilización de paneles solares para producir energía en los recintos hoteleros. / C7

Al servicio del entorno. El sector hotelero y alojativo ha asumido la sostenibilidad como una prioridad y una necesidad, con la introducción de medidas en todos los procesos de gestión, interna y externa, de los establecimientos. En este sentido, entre las medidas más populares y ya aplicadas por las grandes cadenas hoteleras destaca la gestión inteligente de los recursos, como los restos de alimentos, usados como compost autoelaborado para alimentar los jardines. Del mismo modo, los filtros para evitar el desperdicio del agua y la gestión eficiente de ésta es ya una medida implantada y popular, con un aprovechamiento del agua de la calefacción, la ducha y la cocina en otros procesos internos como el riego o la recarga de inodoros, además de con una depuración más eficiente que garantice la optimización de los recursos.

El rechazo al uso del plástico es una medida que ha llegado a España y a Canarias para quedarse, en pro de elementos reciclados y materiales degradables. Así, la gestión digital y la innovación han logrado reducir el consumo de papel en los hoteles. Sin embargo, una de las medidas clave para reducir las emisiones de CO2 y dar un giro a la gestión más eficiente es la relativa a la energía, con una apuesta por el ahorro, luces eficientes, sistemas inteligentes de calefacción e iluminación de espacios, y fuentes verdes como la energía fotovoltaica, eólica y biomasa.

Integrar la sostenibilidad y la innovación desde los propios pilares del edificio es algo que se ha impuesto en los hoteles de nueva planta, que apuestan por aprovechar materiales sostenibles, reducir emisiones, aumentar los ciclos de vida de los materiales y el movimiento residuo cero a través de reciclaje de elementos. Implementar la sostenibilidad desde la propia arquitectura del hotel es posible de la mano de la tecnología y la innovación, con la adecuación del diseño a las condiciones climáticas y ambientales, en lo relativo a orientación, distribución, aislamiento, climatización natural, aprovechamiento de la luz, captación de energía renovable como la luz solar o el viento, ventilación inteligente y sistemas constructivos basados en materiales de bajo impacto ambiental.

Una demanda social

Primordial. Según un estudio de la consultora internacional Nielsen, la sostenibilidad es actualmente una cuestión prioritaria para el huésped del hotel, ya que el 66% de las personas consultadas ha confesado que pagaría más por productos y servicios de negocios comprometidos con la sociedad y el medioambiente. Del mismo modo, según ha publicado el Global Sustainable Tourism Council y TripAdvisor, el 90% de los viajeros que han sido encuestados elegiría un hotel sostenible sobre otro, mientras que un 34% pagaría incluso más por esta elección, que consideran prioritaria para ellos.