Día internacional del turismo

Enamorados del turismo rural y pausado

27/09/2018

El 48% de los viajeros considera que es menos estresante que el urbano, y la mitad de ellos asegura que les permite conocer mejor la cultura y gastronomía locales.

El turismo rural es un sector que conecta a la perfección con los viajeros afines al slow travel, un movimiento que aboga por viajar sin prisas y que nació como reacción al ritmo de vida trepidante y el estrés, la enfermedad del siglo XXI. La propia naturaleza del turismo rural es, a ojos de esta filosofía de viaje, una de las mejores maneras de conocer, disfrutar e integrarse en un lugar, dejando atrás las carreras del día a día.

Así se desprende del estudio que ha lanzado recientemente el portal EscapadaRural.com, conforme a los últimos datos del Observatorio de Turismo Rural (OTR). El análisis se basa en una muestra de más de 16.000 turistas rurales, y en el mismo colaboran la escuela CETT-UB y la empresa Netquest.

Ceferino del Pino, montador: «La vuelta al mercado turístico de antiguas zonas en conflicto será un problema para Canarias porque sus ofertas son más económicas y esto hará que muchos turistas las escojan»

Para el turista slowno solo es importante conocer los rincones naturales, sino hacerlo de manera consciente y respetuosa, otra realidad más que encaja con el perfil del viajero rural, responsable con el entorno natural.

De hecho, y según datos también del OTR, tres de cada diez viajeros rurales apuestan por el ecoturismo al indicar que conocer la naturaleza de manera responsable resulta prioritario para escoger su destino de vacaciones. Debido al aumento de este tipo de demanda, un 19,3% de los propietarios rurales encuestados dice haberse especializado en este perfil de cliente.

Al margen de la afinidad entre el turismo rural y la filosofía slow, el informe analiza las motivaciones del turismo rural y su sintonía con este movimiento. En este sentido, se apuntan tres motivos coincidentes con el turismo slow: descubrir rincones naturales (49%), conocer pueblos bonitos (45%) y disfrutar de la gastronomía local (23%).

Estas son las principales razones que impulsan al viajero rural a realizar una escapada y que están muy vinculadas con la determinación de viajar sin prisas.