El concurso que aún sirve de ejemplo

La iniciativa de Alejandro del Castillo en 1961 fue para muchos una idea alocada: lo cierto es que todavía se estudia en escuelas de arquitectura y urbanismo como un ejemplo de cómo combinar el desarrollo con la protección medioambiental. Aunque no se materializó el proyecto ganador, el concurso fue clave en la historia económica de la isla

CANARIAS7

1. ¿Qué fue exactamente el concurso de ideas Maspalomas Costa Canaria?

Un concurso de ideas en torno al desarrollo turístico del sur de Gran Canaria, centrado en el municipio de San Bartolomé de Tirajana. Lo promovió el Condado de la Vega Grande, propietario de unos terrenos que, aparte de las parcelas destinadas al cultivo hortofrutícola, eran en su mayoría un erial, con playas espectaculares pero de difícil acceso y casi sin servicios.

2. ¿Cómo se articuló el concurso?

Las base se hicieron de acuerdo con el Reglamento de Concursos Internacionales de Arquitectura y Urbanismo de la Unión Internacional de Arquitectos (U.I.A.), con sede en París, y con el aval del Consejo Superior de Arquitectos de España. El 1 de diciembre de 1961 expiraba el plazo de presentación.

3. ¿Cuántos proyectos se presentaron?

Nada menos que 141 proyectos procedentes de 24 países. De todos ellos, procedían de España, con 30; 25 de Francia; 20 de Polonia; 8 de Holanda y la misma cantidad de Alemania. Llegaron también proyectos de Japón Suiza, Italia, Portugal, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Estados Unidos, Turquía, Canadá, Yugoslavia, Dinamarca, Israel, Argelia, Uruguay, México, Argentina, Mónaco y Finlandia.

4. ¿Quiénes integraron el jurado?

Eran profesionales de reconocido prestigio, con proyección internacional: J.H. Van den Broek, decano de la Universidad Tecnológica de Arquitectura de Deflt, en Holanda, que fue el presidente; Luis Blanco Soler, decano-presidente del Colegio de Arquitectos de Madrid; Antonio Perpiñá Sebria, catedrático de Urbanismo de la Escuela superior de Arquitectura de Madrid; Manuel de la Peña, arquitecto del Instituto Nacional de la Vivienda de Las Palmas, que era además colaborador técnico del Conde de la Vega Grande del Guadalupe y que después fue determinante en el desarrollo turístico del sur; Franco Albini, catedrático de Arquitectura del Instituto Universitaria de Venecia; y Pierre Vagó, xecretario general de la Unión Internacional de Arquitectos (U.I.A.) y director de estudios de cinco escuelas de Arquitectura en Bélgica. El jurado dejó fuera a 60 proyectos al entender que no se ajustaban a las bases. Buena parte de los excluidos proponían edificaciones en las Dunas de Maspalomas.

5. ¿Cuál fue el veredicto del jurado?

El primer premio fue para el estudio de arquitectos franceses Societé pour l'Etude Technique d'Amenágements Planifiés (SETAP). Estaba integrado por Guy Lagneau, Michel Weill y Jean Dimitrijevic, arquitectos urbanistas. René Bartholiu, arquitecto; Philippe Cennet, economista; Ivan Seifert, arquitecto-ingeniero; Lucien Varinay, ingeniero y Jean Davidad, jefe de maquetas. Ese primer premio incluía 6.000 metros cuadrados de terreno en la zona residencial; 300.000 pesetas; viaje de ida y vuelta y estancia en la isla durante un mes. Quedó desierto el segundo premio y se acordaron dos terceros premios: un equipo de arquitectos belgas y otro francés. Ambos recibían 3.000 metros cuadrados de terreno; 100.000 pesetas en metálico, viaje y estancia durante 15 días.

6. ¿Se llevó a la práctica el proyeco ganador?

No, en gran parte por la dificultad de su encaje en la normativa y el coste real, así como decisiones posteriores de ámbito administrativo. Pero buena parte de sus ideas se pusieron en desarrollo y muchas de ellas por un arquitecto muy implicado en el proyecto, como fue Manuel de la Peña. Maspalomas Costa Canaria sirvió en gran medida para poner a la isla en el contexto internacional, despertó el interés no solo de los profesiones de la arquitectura, sino del negocio turístico, que descubrió el potencial de la isla.