Los canarios gastaron el año pasado 174 millones en sus vacaciones en las islas. / Juan Carlos Alonso

El canario volverá a ser clave este verano para la buena marcha del sector turístico

Los empresarios confían en alcanzar una ocupación del 80% pero para ello será fundamental el residente isleño. Este año el Gobierno de Canarias no ha activado los bonos turísticos

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector turístico de Canarias confía en alcanzar este verano una ocupación del 80%, muy próxima a los niveles que se alcanzaron antes de la covid. Sin embargo, para llegar a esas cifras es fundamental que los canarios opten por las islas y las elijan este verano, al igual que hicieron hace un año.

Así lo indica el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht), José Mañaricua, que asegura que el residente canario «seré el que ayude y permita alcanzar» buenas ocupaciones este verano.

Mañaricua apunta que, aunque los turistas extranjeros y nacionales han iniciado su recuperación, hay algunos mercados emisores que van retrasados como son los alemanes y los nórdicos, lo que rebaja las expectativas.

Precisamente, la mejora más contenida de estos mercados es lo que provoca que la isla de Gran Canaria es la que peor evolución registre en lo que llevamos de año. Hasta abril, presentaba una caída del 23% de turistas respecto a 2019 por el retroceso del 30% de los alemanes y de un 40% de los nórdicos.

«Los residentes canarios van a ser la clave de nuevo para unas buenas ocupaciones este verano sobre todo en islas como Gran Canaria. En Tenerife la recuperación está siendo más acelerada gracias a los británicos, que crecen a buen ritmo», indica Mañaricua. Como recuerda, en el verano del 2021, en julio y agosto, los canarios llegaron a representar más del 30% de los turistas de los establecimientos de las islas.

En la provincia de Santa Cruz de Tenerife, según indicó ayer el presidente de Ashotel, Jorge Marichal, la previsión es alcanzar un nivel de ocupación próximo al 80% con la posibilidad de que el porcentaje aumente con las reservas de última hora de turistas nacionales y locales.

En el verano de 2021, el turismo local fue un sostén importante para el sector turístico de las islas. Entonces, unos 400.000 isleños, el 62% de los que decidieron viajar, optaron por Canarias e inyectaron al sector en particular y a la economía de las islas, muy castigados ambos por la covid, 174 millones de euros. En el conjunto del año los ingresos generados por los canarios en sus viajes entre las islas fueron de 628 millones de euros, 217 de ellos los fines de semana y puentes.

Para este verano se confía en alcanzar estas cifras o aproximarse lo máximo posible, como indicó ayer la consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, en la presentación de una campaña promocional que arranca hoy bajo el lema 'Amnesia estival' para animar a los isleños a que se se queden en las islas estas vacaciones.

Este año no habrá bono turístico de 200 euros para gastar

La elección del destino canario entre los isleños tiene algunas desventajas este año respecto al pasado. Para empezar, éste verano los canarios que opten por el archipiélago no tendrán el aliciente del bono turístico (en el verano del 2021 el Gobierno de Canarias repartió 50.000 tarjetas con un saldo de 200 euros), que este año no se pondrá en marcha y además se van a topar con unos precios hoteleros y extrahoteleros que se han encarecido de forma sustancial por la subida de los costes energéticos y de provisiones en general.

Algunas plataformas de viajes estiman a que se ha encarecido la habitación entre un 9% y un 15% por persona y noche. Para complicar la elección, las restricciones que había aún el verano pasado para la movilidad han desaparecido casi por completo y hoy se puede viajar sin problema a destinos nacionales e internacionales.

Sin embargo, la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, confía en las «ganas» de viajar de los canarios, que son «mayores» que nunca, y en el ahorro acumulado en estos meses para sortear los inconvenientes y se elija del destino Canarias.

Patronal y Gobierno, preocupados por las posibles colas en los aeropuertos

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, mostró ayer su preocupación por los posibles problemas que pudieran darse este verano en los aeropuertos ante el aumento del turismo británico en las islas y la falta de efectivos policiales.

En otros aeródromos de la península se están produciendo retrasos y colas en los controles de los pasaportes de los viajeros de terceros países (desde el 'brexit' afectan a los británicos) y se teme que la situación pudiera replicarse en julio y agosto en Canarias.

«No queremos en absoluto que nuestra imagen de destino solvente a todos los niveles se vea afectada en los aeropuertos canarios», indicó la consejera.

Castilla indicó conocer el anunció realizado hace una semana por los responsables de Interior y en el que se aseguraba que se iba a dotar con 500 efectivos policiales más a doce aeropuertos de la red nacional, entre ellos a los aeródromos de Gran Canaria, Tenerife Sur, Fuerteventura y Lanzarote. Además, reseñó que sabe que el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, está sobre el asunto para evitar que se produzcan estos problemas en las islas y que por ahora solo se han detectado en el de Tenerife Sur, como ha denunciado la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).

Por su parte, el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht), José María Mañaricua, se mostró «expectante» a lo que pueda suceder en agosto y echó en falta que desde Interior no se detalle el número de efectivos que va a ir a los aeródromos de las islas de los 500 anunciados para todo el Estado.

Por otro lado, respecto a la huelga convocada por los tripulantes de cabina de Ryanair para los días 24, 25, 26 y 30 de junio y 1 y 2 de julio, en plena operación salida de verano, la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, no quiso valorar las posibles consecuencias para las islas. «Es un tema laboral y se dirime en ese ámbito. Es un derecho que tienen los trabajadores», se limitó a señalar.