Ascav anuncia una batalla contra una norma «más restrictiva» que la actual

22/05/2018

La Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (Ascav), anunció ayer que plantará batalla al nuevo decreto con el que el Gobierno de Canarias pretende regular el alquiler vacacional en el Archipiélago, al considerar, que el borrador de la norma presentado ayer, «es aún más restrictivo que el actual».

El vicepresidente de la Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (Ascav), y asesor jurídico de la misma, Javier Valentín, advirtió que presentarán alegaciones a un borrador de reglamento que, tal y como temían, «vuelve a incluir las prohibiciones que se incluyeron en el decreto de 2015 declaradas ilegales en cuatro sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, y sobre las que tiene que pronunciarse el Tribunal Supremo».

Valentín recuerda que esos fallos judiciales anularon la prohibición de las viviendas vacacionales en las zonas turísticas, una restricción que se mantiene como punto de partida en el nuevo texto del proyecto normativo, aunque ahora deja en manos de los cabildos y los ayuntamientos la posibilidad de plantear excepciones para permitir la actividad a través de sus propios planeamientos: «Esta regulación es aún más restrictiva que la de 2015, porque los límites de la actividad no solo van a depender de los cabildos, sino de las interpretaciones de cada uno de los 88 ayuntamientos del archipiélago».

Valentín advierte de «la inseguridad jurídica que va a generar que sea cada corporación municipal la que determine en sus planeamientos urbanísticos, la implantación de las viviendas vacacionales, incluso en las zonas residenciales».

El representante de Ascav también lamentó que el proyecto de decreto hecho público ayer por el Gobierno canario, «limite el alquiler de habitaciones –la modalidad denominada bed&breakfast–, lo que a su juicio, «va en contra de los derechos de los propietarios», como también han recogido las sentencias del TSJC.

Valentín se refiere a uno de los artículos del proyecto en el que se recoge que «en ningún caso, se podrá simultanear el uso residencial con el uso complementario de vivienda vacacional, no pudiendo residir nadie en el inmueble mientras esté destinado a esta actividad turística». El portavoz de Ascav advirtió en definitiva de que el nuevo decreto que verá la luz antes de que finalice 2018 acabará en los tribunales si no se produce un giro de 365 grados en su contenido.

También la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas considera que la norma, tal y como está planteada, pretende «frenar la implantación del alquiler vacacional, un modelo que, defiende, «tiene cabida en el destino».

Tom Smulders, vicepresidente de FEHT Las Palmas, aseguró que el proyecto de regulación, de aprobarse tal y como está redactado, supondrá «una moratoria turística que congelará el desarrollo de esta modalidad de alojamiento»: «La regulación que se plantea bloquea la implantación del alquiler vacacional, porque dudo de la capacidad de los ayuntamientos y los cabildos de concretar la implantación de la actividad en sus planeamientos en menos de cinco o diez años. Y mientras, la oferta de alojamiento ilegal seguirá creciendo», aseveró.