Torres confía en la recuperación aunque admite que será «ralentizada»

El presidente afirmó en CANARIAS7 que se debe revisar el índice de crecimiento, pero estará por encima de la media española

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, reconoce que la recuperación económica en las islas se está viendo «ralentizada» por «circunstancias imprevistas» como la elevada inflación -que ayer superó el 10% en España- o las consecuencias de la guerra en Ucrania, que ha contribuido a encarecer la energía y otros costes. Aún así, entiende que su Ejecutivo ha llevado a cabo un trabajo «de rigor económico» que le permitirá «tener espalda para poder responder ante los momentos difíciles».

Torres analizó ayer la situación actual de la comunidad autónoma en el foro 'Reactivación de la economía canaria' convocado por CANARIAS7, que contó con el patrocinio de Binter, JTI y Astican. En su intervención, el jefe del Ejecutivo autonómico puntualizó que «es obvio que la recuperación se ha producido» porque partía de la parálisis que se produjo en 2020 por la pandemia. Sin embargo, en 2022, que iba a ser el año de la «remontada», esa recuperación se está viendo «atenuada, matizada y afectada por circunstancias imprevistas», como la inflación, agudizada por la cronificación del conflicto bélico.

En cualquier caso, entiende que hasta este mes de junio, los datos que se están produciendo «son buenos», con la cifra de desempleados por debajo de las 200.000 personas, con el creciendo la población activa o el incremento del número de afiliados a la Seguridad Social. Aún así, considera que existe una «gran incertidumbre» porque las medidas que se han adoptado no han dado los resultados inmediatos esperados, como el 'tope' al gas para abaratar el coste de la electricidad.

«El Gobierno ha hecho un trabajo de rigor económico que le permite tener espalda y responder en momentos difíciles»

Insistió el presidente en que para hacer frente a este escenario, el Gobierno de Canarias no baraja una bajada generalizada de impuestos «porque no lleva a mejorar la situación económica», pero hizo hincapié en algunas medidas que se han tomado para contribuir a aliviarla, como la devolución del 100% al impuesto sobre el carburante, la rebaja del IGIC al material sanitario u otras para mantener el estado del bienestar, como la contratación de personal en Sanidad y Educación, «que no es fácil mantener».

Subrayó que el Gobierno de Canarias «está haciendo lo máximo dentro de sus competencias, a la vez que reclama al Gobierno de España que tenga en cuenta la insularidad, que apoye que no tengamos nuevas tasas para conectividad áerea y marítima, además de que nos toca defender siempre el REF».

Respecto al impacto de la inflación en el sector turístico de las islas, Ángel Víctor Torres apuntó que los datos que maneja Promotur para este verano registran un aumento de la capacidad aérea del 10,4%, mientras que los empresarios tienen «buenas expectativas» no solo de cara al otoño sino hasta fin de año. Después de la invasión de Ucrania, el Gobierno «pensaba que habría una repercusión inmediata pero no ha sido así, aunque hay que estar atento y precavido», dijo.

«El Pacto de las Flores llegará a 2023 y es lógico pensar que se reproduzca. ¿Las cosas que funcionan, para qué cambiarlas?»

También se refirió el presidente al fenómeno migratorio y su evolución en Canarias tras la nueva etapa de relaciones con Marruecos y consideró que «hay que calibrar si está teniendo influencia en la llegada de migrantes». Apeló al concepto de solidaridad a la vez que cuestionó por qué la legislación europea se cambia para atender a los refugiados ucranianos y no para los africanos. A su juicio, «es un conflicto moral». Respecto a la tragedia que se produjo en la valla de Melilla, en la que murieron decenas de personas, dijo que «no se puede afirmar que fuera una buena gestión» por parte de la Gendarmería marroquí. Señaló que cuando muere una persona por intentar mejorar su vida «es un drama» y las imágenes «han hecho mucho daño a todos» .

Por otro lado, el presidente confía en que si el Pacto de las Flores finaliza la legislatura «se pueda reproducir, porque las cosas que funcionan, para qué cambiarlas?, se preguntó. A su favor, considera que la ciudadanía ha percibido que en momentos difíciles el Gobierno se ha mostrado «sólido».