Situación de la riqueza financiera mundial

21/10/2018

Anualmente, el banco suizo Credit Suisse, publica su Informe sobre la Riqueza Financiera a escala global. Esta novena edición, publicada hace unos días con datos a junio de 2018, es un documento muy trabajado y completo, y recomendamos así su lectura. Destaco en este artículo las principales investigaciones, así como aquellos aspectos que consideramos más relevantes.

El mundo acumuló más riqueza en los 12 últimos meses en 14 billones de dólares, alcanzando los 317 billones (nomenclatura española), lo que supone un incremento del 4,6%, algo inferior a la tasa de 2017, pero llevando la media a la cota más alta desde que se inició la crisis en 2008 y además elevando la riqueza per cápita media a los 63.100 USD, un récord histórico, suponiendo un avance del +3,2%. Estamos hablando de patrimonio o riqueza neta, que incluye activos financieros y activos reales, así como la deuda financiera (que resta). Del incremento de los 14 billones, EE.UU. contribuyó aportando 6,5 billones, Europa 4,4, China 2,3 y Asia-Pacífico (exChina e India) casi 1 billón. Africa, India y Latinoamérica (-6,5% interanual) registraron un retroceso, en parte debido a los problemas económicos de Argentina y Brasil, pero también por la depreciación de las divisas en mucho de los países emergentes frente al dólar.

«El 1% de la población mundial más rica concentra el 45% de la riqueza planetaria»

Desgranando un poco los datos, destaca que el hecho de que los activos financieros contribuyen en un 41% del incremento experimentado por el patrimonio en el último año, mientras los activos no financieros o reales han registrado un crecimiento superior al de los financieros, un +6,2% interanual versus un +3,8%, destacando que el 75% de dicho avance proviene de China y Europa, donde los inmuebles se han revalorizado. Por otra parte, la deuda financiera avanza incluso más rápido, registrando un incremento del +7,1%, siendo China e India, los países protagonistas con variaciones del +22,7% y +13,3% respectivamente.

Como no podía ser de otra forma, la cifra global de patrimonio individual medio, varía mucho en función de los distintos países y zonas geográficas: las más aventajadas se sitúan en Norteamérica, Europea occidental y países concretos de Asia-Pacífico y Oriente Medio. Destacando países, sobresalen Suiza (530.240 $), Australia (411.970 $) y EE.UU. (403.970 $), seguidos de Bélgica (313.050 $), Noruega (291.100$), Nueva Zelanda (289.800 $), Canadá (288.260 $), Dinamarca (286.710 $), Singapore (283.580 $) y Francia (280.580 $), cerrando así el Top 10. Una parte de esta realidad se explica porque Europa y Norteamérica concentran el 17% de la población adulta mundial y entre ambos concentran el 60% de la riqueza global citada, reforzando la tesis de que el mundo está muy desigualmente repartido, de hecho, el 1% de la población mundial más rica concentra el 45% de la riqueza planetaria según este estudio. Los países donde más concentración hay en manos de unos pocos (10% de su población) son: Rusia (supera el 80%), India, Brazil, EE.UU., Alemania, China, Canadá, Reino Unido, Italia, Francia y Japón (supera el 45%).

Esta disparidad tiene múltiples explicaciones, pero sin duda influyen la situación política y socio-económica de cada país, su sistema educativo, la cultura financiera, su pirámide poblacional, así como el ecosistema público y privado necesario para promover y desarrollar negocios. En cuanto al número de millonarios (patrimonio superior a 1 millón de dólares), destaca EE.UU. con 17,35 millones de ciudadanos versus España con 852.000, habiendo registrado nuestro país un crecimiento interanual de 60.000 ciudadanos más. Este último dato, es coherente con el resto de datos macro y micro de España, tras haber salido de la crisis, si bien a nadie se le escapa que hay una mayor desigualdad patrimonial tras la misma, en consonancia con la tendencia global.