Los 'rent a car' inyectan oxígeno a los concesionarios que siguen en negativo

Las empresas de coches de alquiler compran en agosto vehículos al nivel de 2019 pero es insuficiente. Los hogares continúan en caída

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El mercado del autómovil no consigue arrancar en Canarias año y medio después de que irrumpiera la covid. En lo que llevamos de año se han vendido en las islas casi 19.000 unidades menos que en 2019, antes de la pandemia.

Hasta agosto se vendieron 33.802 frente a las 52.420 de 2019 de todas las tipologías: industriales, turismos, todoterrenos... El sector, según apuntan las dos patronales -Fredica y Faconauto- continúa retrocediendo hasta «cifras preocupantes».

Solo se escapan de la debacle de las matriculaciones las compras realizadas por los 'rent a car' en el mes de agosto, al calor del ligero repunte del turismo con las vacaciones de verano. Las empresas se han visto obligadas a comprar unidades para dar respuesta al aumento de la demanda tras haber recortado durante la covid su flota en un 70%.

En agosto los 'rent a car' adquirieron 1.113 turismos y todoterrenos, un 1.786% más que en 2020 (cuando estaban en plena operación de deshacerse de flota tras un verano de casi cero turístico). Respecto a 2019, antes de la covid, la cifra de compras fueron similiares: hace dos años los 'rent a car' adquirieron 1.161 unidades en agosto.

Este repunte supone una inyección de oxígeno para los concesionarios, si bien tanto desde Fredica como desde Faconauto, sus presidentes, Rafael Pombriego y Manuel Sánchez, respectivamente, apuntan que es «insuficiente» para salvar al sector, que reclama un plan renove canario de ayudas que incentiven a los canarios a renovar su vehículo y tire de las matriculaciones.

El canal de los particulares sigue en agosto en punto muerto. El mes pasado las familias isleñas adquirieron 1.517 turismos y todoterrenos, casi un 20% menos que en 2020 y un 43% menos que en 2019 (fueron 2.658). En el acumulado del año (enero-agosto) los particulares han adquirido 11.498 turismos y todoterrenos, un 50% menos de las 21.532 unidades que adquirieron en 2019 y un 9% menos que en 2020 (fueron 12.634).

«La recuperación se está demorando más de lo previsto», indica Pombriego. Por su parte, Sánchez apunta a dos factores que están frenando las compras de los particulares. De un lado, el cierre del grifo del crédito y de otro, la falta de componentes para la fabricación de coches y que está retrasando la entrega de pedidos. Respecto al primero, Sánchez indica que la banca está siendo «muy restrictiva» y que analiza en profundidad el histórico laboral del trabajador. «Si ha estado en ERTE o tiene posibilidades no le está dando el crédito y así se están parando muchas operaciones», indica.