Fachada del Banco de España. / Óscar Chamorro

El rebote económico permite rebajar la deuda pública al 118,7% del PIB

El dato de cierre de 2021 mejora las previsiones del Gobierno, pero en términos absolutos el saldo se dispara en 82.000 millones hasta los 1,427 billones de euros

Clara Alba
CLARA ALBA

Un respiro para las previsiones económicas del Gobierno. El rebote económico y el impacto de la inflación (en este caso positivo) sobre el PIB nominal, especialmente en la segunda mitad del año, permitió en 2021 rebajar hasta el 118,7% la deuda de las administraciones públicas.

Una referencia que, pese a las dudas de los principales organismos internacionales, han mejorado de forma notable el 119,5% que marcaba el objetivo remitido en octubre por el Ejecutivo a la Comisión Europea dentro del Plan Presupuestario para 2022.

Además de la recuperación -con un crecimiento del 5% en el conjunto del ejercicio- la buena evolución de los ingresos públicos también ayudó a recortar la ratio. «Esta reducción es compatible con el mantenimiento de las medidas de política económica necesarias para apoyar a los sectores y hogares más afectados», explican desde el Ministerio de Economía.

Hay que recordar que el año pasado la recaudación se incrementó un 15,1% hasta situarse en 223.382 millones de euros. Eso significa que se obtuvieron 1.275 millones más de ingresos de los estimados en las cuentas públicas de 2021, lo que supone una mejora del 0,6% respecto a las previsiones.

Pero hasta aquí las buenas noticias. Si se miran las cifras absolutas, el escenario es completamente distinto. En concreto, y según los datos publicados este jueves por el Banco de España, el saldo aumentó hasta los 1,427 billones de euros. Es decir, un 6% más (casi 82.000 millones en términos absolutos) que a cierre de 2020.

El cierre del diciembre supone, además, el segundo dato más alto de la serie histórica, tras el máximo alcanzado en septiembre de 2021 en 1,432 billones de euros.

Consolidación

Ante este escenario, los principales organismos nacionales e internacionales llevan meses solicitando al Gobierno un plan de consolidación a medio plazo que permita al país afrontar con mayor holgura futuros 'shocks'.

El último en hacerlo ha sido esta misma semana el Fondo Monterario Internacional (FMI), que en su último informe sobre la economía nacional anticipa que la deuda cerrará este año en torno al 117% del PIB, frente al 115,1% previsto por el Gobierno. Y no bajará del 115% al menos hasta 2027.

Con los datos de avance publicados por el Banco de España, el saldo de la deuda del Estado se elevó un 6,8% interanual, en un ejercicio marcado por las medidas de apoyo a familias y empresas para hacer frente a la crisis del coronavirus. En total, ascendió a 1,245 billones de euros.

Por otro lado, la deuda de las comunidades autónomas creció hasta los 312.898 millones de euros, un 2,9% más, mientras que la de las corporaciones locales cerró diciembre en 22.000 millones, un 0,8% más. En cuanto a la deuda de la seguridad social, se disparó hasta los 99.185 millones de euros, un 16,2% más que la cifra registrada a cierre de 2020 (85.355 millones de euros).