Reclaman la limpieza de los vertidos de fuel en Bocabarranco

Un vecino de Gáldar, que acostumbra pescar y pasear con su perro por la Playa de Bocabarranco, ha señalado el alcance de los residuos en la costa originados a causa del vertido de 5.000 litros de fuel que se produjo en la madrugada del lunes en el Puerto de Las Palmas. Tras recoger imágenes de la zona, reclama que aún no se han retirado.

El vertido afectó a la superficie del mar próxima al litoral capitalino, pero finalmente se comunicó tener bajo control el derrame de combustible después de que la Autoridad Portuaria de Las Palmas extendiera las barreras pertinentes y activara los medios de Salvamento Marítimo para combatir los residuos.

Desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se comunicó que el combustible no tocaría la costa debido al efecto de las mareas, aunque finalmente alcanzó varias zonas. El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, calificó como «una coincidencia» la salida a mar abierto de parte del vertido, mientras que José Fernández, el subdirector del Puerto, explicó que se podrían generar «pequeños fragmentos que, tarde o temprano, llegarán a la costa».

Por su parte Emalsa desplegó sus barreras anticontaminación en el entorno de la desaladora de Piedra Santa que produce gran parte del agua de abasto de la ciudad. El pescador, tras recoger imágenes del estado de la playa asegura que «está hecha un desastre» y que «nadie ha venido a limpiar los vertidos», a pesar de que en la zona de La Garita sí han llegado los equipos de limpieza. Desde Emalsa han desmentido que la potabilizadora se haya parado en ningún momento.