Fairplay subsana los fallos y vuelve a pedir al Puerto licencia de remolque

16/06/2019

La empresa alemana coloca los servicios contraincendios exigidos a sus remolcadores y se compromete a operar con bandera española. La Autoridad Portuaria tiene 3 meses para contestar

La empresa alemana Fairplay Towage, especializada en el remolque en los puertos europeos, vuelve a intentar su desembarco en La Luz.

A última hora del viernes Fairplay presentó ante la Autoridad Portuaria y en nombre de su filial española Odiel Towage una nueva solicitud de licencia que subsana los fallos de la primera y que provocaron que el Puerto le denegara el permiso.

Odiel Towage ha incorporado a dos de sus remolcadores los servicios contraincendios FiFi1, que exigían los pliegos de la Autoridad Portuaria para poder ofrecer el servicio y de los que carecían en el primer intento. Además, según señalan fuentes cercanas, la empresa se compromete a que sus remolcadores, que operan con bandera europea, cambien a bandera española en cuanto se les conceda la licencia. Fuentes cercanas aseguran que el coste de esta modificación es tan elevado que no se puede realizar sin tener la seguridad del servicio.

Odiel Towage ha decidido arrancar en La Luz pero su objetivo es generar competencia en varios puertos españoles, todos aquellos que tengan un volumen de actividad suficiente para varios actores. Sin embargo, su entrada no está resultando sencilla ni fácil. En el puerto de Las Palmas, al igual que en el resto de los puertos españoles, opera en régimen de exclusividad el grupo Boluda.

Odiel presentó su primera licencia en el puerto de Las Palmas en julio de 2018 y después de una larga tramitación la Autoridad Portuaria resolvió en sentido negativo al incumplir dos de los requisitos de los pliegos.

El Puerto tiene ahora un plazo de tres meses para contestar a Odiel. Sin concluido el plazo no lo ha hecho se entenderá que la licencia está concedida por silencio administrativo.

Fairplay Towage, matriz de Odiel, es una de las empresas líderes en el servicio de remolcadores en toda Europa. Tiene oficinas en Hamburgo, Rotterdam, Amberes, Rostock y en otros puertos más pequeños alemanes y polacos. Ahora la empresa quiere entrar en España.