Patxi López y Pablo Echenique, este jueves en el Congreso. / efe

El PSOE espera un trámite tranquilo y Podemos insiste en el Código Penal

Patxi López critica que para el PP, «cuanto peor para España, mejor» y Pablo Echenique aspira a incluir modificaciones al texto definitivo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Patxi López se ha estrenado este jueves como nuevo portavoz del Grupo Socialista en el Congreso con la presentación del nuevo impuesto sobre bancos y energéticas del que espera sea aprobado en las Cortes antes de que finalice el año para que entre en vigor el 1 de enero. Aunque el Ejecutivo no tiene garantizada la mayoría parlamentaria para sacar adelante la proposición, Patxi López se mostró confiado en que en el trámite parlamentario se incluyan modificaciones que puedan aportar los partidos, aunque a la vez está confiado en sacar adelante el proyecto tributario.

Tras registrar el proyecto, el portavoz parlamentario socialista se preguntaba ante los medios «para qué sirve el PP» y censuró el «patriotismo de tierra quemada» y la «confrontación permanente» que, desde su punto de vista, practica el primer partido de la oposición. De hecho, aprovechó para lanzar sus primeras críticas al partido que lidera Alberto Núñez Feijóo: «¿Por qué el patriotismo del PP es el de la tierra quemada, el de cuanto peor para España mejor para mí?». Esta es una de las muchas preguntas que López ha lanzado en su primera intervención en su nueva tarea. También se ha preguntado «para qué» y a «quién sirve el PP» cuando critica estos nuevos impuestos como el que se va a tramitar.

También ha rebatido unas declaraciones de Feijóo en las que aseguraba que su formación sirve a los «humildes». «Los humildes no son los de las becas de la Comunidad de Madrid que ganan más de 100.000 euros o las grandes empresas que están obteniendo beneficios extraordinarios, sino aquellos a los que las políticas del Gobierno rechazadas por el PP están beneficiando», ha apostillado.

Un impuesto político

Por su parte, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique incidió en las multas que tendrá que asumir el sector si deriva a los clientes este nuevo impuesto. E insistió en que considera que se podría haber incluido un nuevo delito en el Código Penal. «Veremos cómo funciona el mecanismo que se ha pactado. Nosotros vamos a seguir insistiendo en que si esa práctica, que atenta contra el interés general, se lleva a cabo, que haya mano dura. Si vemos que no funciona y que llevan a cabo estas prácticas podo edificantes, vamos a seguir insistiendo en esa mano dura», afirmó.

Echenique advirtió de que su partido va a estar «muy vigilante» con la banca y las energéticas ante la posibilidad de que trasladen el nuevo impuesto al consumidor final. Considera que esa concepción de que se van a trasladar los impuestos a los ciudadanos es un «mantra» que se usa «para convencer a la gente de que no se pueden tocar los privilegios de los que mas tienen». Cree que «no puede ser» que la consejera delegada de Bankinter, Dolores Dancausa, o el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, «se rían de la gente», cuando tienen sueldos millonarios y hay ciudadanos que no llegan a fin de mes.

En cuanto a la tramitación de estos impuestos, el portavoz de Unidas Podemos ha informado de que la toma en consideración de proposiciones de ley tiene lugar en periodo ordinario, con lo que se empezarán a tramitar a partir de septiembre. «Lo que está pasando hoy es, nada más ni nada menos, que la democracia. El gobierno de la mayoría, de la gente trabajadora, diciéndole al 1% mas privilegiado que tiene que cumplir los artículos 128 o 131 de la Constitución», subrayó.