Un jubilado en un parque. / R. C.

Las pensiones mínimas subirán un 3%

El gasto en prestaciones se aproxima al 40% de un presupuesto en el que la partida del desempleo cae un 10% tras el finalde los ERTE

JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid ARTURO CERVELLERA

De todos los gastos que el Estado incluye cada año en su proyecto de Presupuestos, el destinado a pensiones siempre se lleva la mayor parte. Para 2022, también será así: las prestaciones subirán, de media, un 2%. Aunque en el caso de las mínimas, su alza será del 3%.

La subida de las pensiones se explica por el incremento de la inflación, que no para de ascender por culpa de los precios energéticos. Pero por primera vez, el proyecto presupuestario no incluye la cuantía exacta que subirán las pensiones porque lo harán en función de la inflación media de los 12 meses anteriores que se registre en noviembre de este año, como determina la nueva ley. Por ello, la cuantía se incorporará al texto «cuando llegue ese momento», según avanzó este jueves la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Lo que sí incluyen las cuentas públicas es una nueva inyección de dinero del Estado a la Seguridad Social, como viene ocurriendo en los últimos años. En concreto, está prevista una transferencia de 18.396 millones de euros, un 32% más que los casi 14.000 millones prestados en los Presupuestos de 2021. En total, el gasto en prestaciones de la Seguridad Social (jubilación, viudedad, orfandad, incapacidad, etc.) representará casi cuatro de cada diez euros de las cuentas públicas que este jueves aprobó el Consejo de Ministros. Es la primera partida de una Presupuestos con cambios ministeriales de calado.

Menos dinero en el SEPE y paro

El final de los ERTE y la reducción de la tasa de paro permite al Estado detraer del presupuestos del Servicio Público de Empleo (SEPE) un 85% del dinero disponible. En concreto, pasará a contar con 672 millones de euros frente a los casi 4.500 millones que le fueron asignados para este ejercicio en vigor. El año pasado llegó a haber más de 3,5 millones de ciudadanos acogidos por estos expedientes temporales, frente a los poco más de 200.000 trabajadores de ahora. El gasto en prestaciones por desempleo caerá un 10,2% el próximo ejercicio hasta los 22.457 millones.

Habrá más funcionarios

La tasa de reposición de los funcionarios (el número de quienes acceden a un puesto en la Administración frente a las salidas provocadas fundamentalmente por jubilaciones) se situará por primera vez en el 110%; en el caso de los sectores prioritarios (sanidad, educación, ciencia) alcanzará el 120%; y el 125% para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policías autonómicas y locales. Hasta el año pasado, la tasa de reposición era del 100%, aunque en la anterior crisis (entre los años 2012 y 2015) se mantuvo en el 0%, y en el 10% en el caso de los sectores prioritarios para la Administración.

Industria, en el top

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo es otro de los departamentos que más crece en inversión. De un presupuesto de 2.396 millones se pasa a 4.382 millones, en gran medida gracias a los fondos europeos. En este punto jugarán un papel fundamental los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) entre los que destaca el de la automoción, que tiene el objetivo de crear una factoría de baterías para coches híbridos y eléctricos que se disputan diferentes comunidades. El incremento también viene de la mano de un mayor apoyo a las políticas de comercio, turismo y pymes, cuyas partidas crecen un 30%. Del mismo modo, se pone en marcha un plan transversal para impulsar la digitalización y otras estrategias en las pymes, con una inversión de 8.500 millones.

Becas para ser juez

En términos generales, los Presupuestos del Estado contemplan una partida de 2.199 millones de euros para becas en educación. El Gobierno indica que se trata de «la mayor cifra jamás invertida» en este sentido. Como novedad, el Ministerio de Justifica pondrá en marcha un sistema de becas y ayudas para aspirantes a juez, fiscal o aboga do del Estado. Por ello, este departamento incrementa un 11% su asignación anual.

Dependencia se duplica

El proyecto presupuestario suma otros 600 millones extra a la partida de dependencia, que aumenta en conjunto un 23%. El año pasado también se aumentó la partida en 600 millones, dentro del plan de choque puesto en marcha para reducir listas de espera y mejorar las prestaciones y las condiciones de los profesionales, con lo que el presupuesto para la dependencia se ha incrementad en 1.200 millones desde 2020, según el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Bono térmico

El mayor esfuerzo en políticas sociales se traduce en partidas concretas como la dedicada al bono social térmico, que se incrementa un 43%, con el objetivo de beneficiar a 1.270.897 hogares. Una medida considerada prioritaria para evitar la pobreza energética y más aún en un contexto de precios de la luz desbocados que alcanzan un nuevo máximo casi cada semana.

Sanidad y Medio Ambiente

En unas cuentas en las que, por norma general, ha aumentado el gasto llama la atención como dos departamentos que han sido protagonistas los últimos meses vean disminuidos sus fondos. El primero de ellos es el Ministerio de Sanidad, que pierde un 17,3% de los ingresos una vez parece que la pandemia se ha estabilizado y el proceso de vacunación se da casi por concluido. El otro es el de Transición Ecológica, que pasa de casi 12.000 millones a 9.700. En este caso, se debe a una «reducción de las ayudas europeas», apuntan en ese departamento.

Programas especiales de Defensa

El Ministerio de Defensa aumenta esta partida, hasta los 2.848 millones de euros (un 21% más que este año), para subvenciones de blindados, submarinos, fragatas... Se trata de programas a largo plazo y de financiación anual.

Deuda pública

El endeudamiento del Estado disminuirá sensiblemente. Con la recuperación asentada, las emisiones se situarán en unos 30.175 millones, lo que supone casi un 5% menos con respecto a lo presupuestado para 2021. El Gobierno espera que la deuda pública caiga hasta el 115,1% del PIB para 2022 frente al 119,5% de 2021.