La reapertura de las fronteras en la UE ha propiciado la lenta recuperación de conexiones internacionales en julio. / ARCADIO SUÁREZ

El parón del sector turístico costará a Canarias más de 10.000 millones de ingresos este año

Un informe del Gobierno de Canarias alerta de que el destino tardará varios años en recuperar la conectividad aérea perdida por la covid

JOSÉ MIGUEL PÉREZ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

El destino canario cerrará 2020 con una caída media del 66% de turistas respecto a las cifras de 2019. Este desplome conllevaría unas pérdidas en facturación turística del destino de casi 10.000 millones de euros suponiendo un nivel de precios y de gasto similar al del pasado año. De materializarse esta previsión, la comunidad autónoma de Canarias se enfrentaría a una caída del 23% de su producto interior bruto (PIB). Son las principales conclusiones de un informe del Gobierno de Canarias en el que se analizan las perspectivas del sector turístico.

El escenario que contempla ahora mismo el Ejecutivo regional para el turismo en Canarias «consiste en una recuperación muy gradual de la llegada de turistas», que ya empezó en junio con las escapadas de los propios residentes en las islas, y que «se irá fortaleciendo con la llegada de turismo peninsular y algo del internacional, aunque muy lentamente».

LAS CIFRAS DEL SECTOR

  • Recuperación Canarias elevará este verano su capacidad aérea hasta el 48% de la que registraba el pasado año 2019.

  • Reaperturas La patronal calculan que ya ha reabierto en julio en torno al 40% de los hoteles en las islas (más de 200).

  • Ocupación Los hoteleros calculan que la ocupación ha subido al 50% en julio y prevén un 60% en agosto.

La recuperación se intensificará algo más en la temporada de invierno, cuando el destino contará con mayor presencia del turismo internacional, según este informe.

Pero el análisis advierte de que «no es probable» que se recupere la conectividad aérea de la que disfrutaba Canarias antes de la pandemia «hasta dentro de varios años, lo que supone un freno a la recuperación de la llegada de turistas».

Según el documento al que ha tenido acceso este periódico, Canarias puede recuperar en diciembre un 60% de los niveles de actividad turística a los que llegó en el mismo periodo de 2019, un vaticinio que ha expresado el propio presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, en sus últimas intervenciones públicas.

Y es que, «aunque la demanda global europea se reducirá respecto al pasado año, Canarias jugará con una gran baza a su favor: «se convertirá en un destino más atractivo, si cabe, en la próxima temporada de invierno, puesto que este año las opciones de larga distancia quedarán descartadas por los turistas», teoriza el análisis. También contribuirá a la recuperación el hecho de que los potenciales turistas perciben el destino Islas Canarias como «uno de los más seguros del mundo».

En cualquier caso, la vuelta a la normalidad «está llena de incertidumbres e interrogantes» que afectan a todos los eslabones de la cadena de valor del sector turístico. Una de las grandes fuentes de preocupación de los técnicos del Gobierno de Canarias es el sector aéreo: «La aviación, con grandes posibilidades de quiebras por el parón de la actividad y la obligación de devoluciones masivas, ha tenido que pedir amparo a sus gobiernos que no han dudado en recurrir a las ayudas de estado, flexibilizadas por Europa ante lo excepcional de la situación», recuerda el informe.

«Así todo, continúan atravesando grandes dificultades financieras y todas han decidido reducir su flota, número de rutas y frecuencias, apostando sólo por aquellas más rentables. Sus programaciones sufren cambios continuamente ante la inseguridad del despegue de la oferta (hoteles) y la demanda (turistas) así como de la reapertura de fronteras y posibles cuarentenas».

El documento también hace referencia a una encuesta entre el sector hotelero sobre las perspectivas de apertura según quincenas que indica que «el 49% de los establecimientos planea estar abierto en agosto y el 51% aún no sabe cuándo abrirá».

Los turistas, «la variable clave, todavía andan algo indecisos, tanto por razones económicas como sanitarias. El confinamiento ha dejado la economía mundial muy debilitada, lo que, unido al miedo al contagio, está frenando las decisiones de viaje».

es el número de plazas semanales que las aerolíneas ofrecerán en agosto con las islas.