Factura de la luz. / ARCHIVO

Nuevo impuesto a las eléctricas que afectará ya al ejercicio 2022

El Gobierno pondrá en marcha un gravamen a las empresas energéticas para reducir sus beneficios tal y como exigía Unidas Podemos que entrará en vigor en enero pero se tendrán ya en cuenta los resultados de este año

LUCÍA PALACIOS | EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Finalmente habrá un nuevo impuesto para gravar los beneficios extraordinarios de las eléctricas, después de semanas de intensos debates en el seno del Gobierno. El presidente, Pedro Sánchez, se ha plegado a las exigencias de Unidas Podemos y, aunque no lo ha incluido en el plan anticrisis, lo presentará a lo largo de las «próximas semanas» en el Congreso como una proposición no de ley para que entre en vigor el 1 de enero de 2023, aunque afectará ya a los resultados de 2022.

«La idea es poner el devengo del nuevo impuesto el 31 de diciembre de 2022, aunque será exigible a partir de 2023», precisaron fuentes del Ministerio de Hacienda, enmendando las palabras de Sánchez, que había afirmado que se retrasaría hasta el próximo año.

El Gobierno, dado el impacto que el encarecimiento de los precios de la energía está teniendo en los beneficios extraordinarios de los operadores energéticos más relevantes, está ya estudiando los impuestos que han incorporado otros países europeos para tomar nota, en particular el de Italia, donde se ha aprobado un impuesto extraordinario y puntual del 25% a los beneficios. «Estamos estudiando los diseños que se ha hecho en otros gobiernos e Italia es un ejemplo que estamos mirando de manera muy particular», reconoció Sánchez.

El jefe del Ejecutivo argumentó que este tributo busca «garantizar un reparto justo de cargas» y «sintoniza con la opinión pública del país, con las medidas adoptadas por otros estados del entorno y atiende a recomendaciones de la OCDE, la Unión Europea y el FMI».

El líder socialista insistió en que las cargas ocasionadas por la invasión de Ucrania deben «distribuirse con justicia, aportando más quiénes están en mejores condiciones». «Quienes obtengan réditos indirectos de esta subida deben aportar de forma adicional al esfuerzo colectivo y contribuir más al sacrificio colectivo», defendió.

Por su parte, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, mostró su compromiso para «activar con celeridad» este impuesto extraordinario «que permitirá que los millonarios beneficios de estas empresas se puedan sumar a la recuperación colectiva».