El «software» que acabará con los mareos en el coche

La llamada cinetoses se produce por una estimulación excesiva en las estructuras internas del oído debido a los movimientos del coche

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

Los mareos en los viajes en coche son un gran problema que afecta a un importante porcentaje de la población, y que condiciona la forma en la que desplazarse, por ejemplo, para los períodos de vacaciones.

La explicación más extendida entre los expertos sobre qué produce la cinetosis –denominación técnica del mareo por movimiento–, es que surge porque, al moverse, el cuerpo experimenta una disonancia entre lo que ve y lo que siente. Es decir, se produce una estimulación excesiva en las estructuras internas del oído, que regulan equilibrio, y por eso aparecen los síntomas del mareo: palidez, sudor frío, agitación o náuseas que, en el peor de los casos, pueden derivar en vómitos.

Aunque los mareos son algo bastante habitual, existen personas con una mayor predisposición a padecerlos. Se trata de los niños de entre 3 y 12 años de edad; las mujeres embarazadas, que durante la gestación experimentan una mayor sensibilidad en los centros nerviosos; y las personas que sufren cuadros de ansiedad.

Hasta ahora remedios caseros y medicación eran las únicas soluciones aplicables a los pasajeros, pero el consorcio Jaguar Land Rover trabaja ya en un software que acabará con los mareos a bordo de sus futuros coches autónomos.

El objetivo del fabricante es programar a los vehículos autónomos para ofrecer una conducción que disminuya las posibilidades de sufrir un mareo, un problema que afecta a más del 70% de la población mundial. El software inteligente que está desarrollando lo que hace es ajustar la aceleración, la frenada y la posición en el carril del vehículo para evitar que la conducción provoque náuseas a los ocupantes.

Durante la primera fase del proyecto se ha desarrollado una «tabla de puntuación de bienestar»; personalizada, que podría reducir las posibilidades de sufrir mareo por movimiento hasta un 60 %.

Este software inteligente combina más de 32.000 kilómetros de pruebas del mundo real y simulaciones virtuales para calcular una serie de parámetros con los que evaluar la dinámica de conducción.

A eso hay que sumar que el avanzado aprendizaje automático garantiza que el vehículo pueda optimizar la conducción a partir de los datos recopilados en cada kilómetro recorrido por la flota autónoma.

Gracias al nuevo sistema de Jaguar Land Rover, los factores que contribuyen al mareo por movimiento (la aceleración, la frenada y la posición en el carril) se optimizan para evitar que los pasajeros sientan náuseas.

Para el fabricante británico es «crucial» solventar e l problema del mareo por movimiento en los vehículos autónomos «para que los pasajeros saquen el máximo partido a esta tecnología al viajar mientras leen, trabajan o se relajan».

Se trata de un paso más en la transición de Jaguar Land Rover a «Destination Zero», una estrategia que aspira a crear una sociedad más segura y saludable con un medioambiente más limpio mediante una innovación continua.

Los trucos para evitar mareos

Lo ideal para evitar marearse durante el trayecto es mantener una postura erguida y mirar siempre al frente. Si miramos hacia el interior del vehículo el cerebro entiende que estamos quietos. Esta discrepancia entre los sentidos es lo que desencadena los síntomas de la cinetosis. En este sentido, también ayuda sentarse en los asientos delanteros del coche. La explicación es sencilla: en las plazas traseras del automóvil se producen más balanceos.

También es muy recomendable evitar comidas copiosas o el consumo del alcohol antes de viajar en coche para evitar la sensación de vértigo, así como prever las paradas para que los pasajeros puedan tomar un poco de aire fresco. Y es que, el entorno viciado del interior del vehículo acentúa los síntomas en las personas proclives a marearse, así que, además de descansar cada cierto tiempo, una buena manera para evitar los mareos es mantener bien ventilado el coche durante el viaje.

Pero, si a pesar de poner en práctica estos consejos te sigues mareando, existen medicamentos que pueden ayudarte. Se trata de determinados antihistamínicos de primera generación como la Biodramina o el Cinfalar. Además, existen pulseras que prometen combatir los síntomas del mareo. Un brazalete elástico que debe colocarse por debajo del pliegue de la muñeca y que cuenta con un botón rígido que lo que hace es estimular el punto de acupuntura P6, relacionado con las náuseas según la medicina tradicional china.

Como última opción se puede recurrir a los remedios naturales como ingerir una raíz de jengibre –aunque su fuerte sabor es un inconveniente–, masticar chicle durante el viaje, o, simplemente, mantenerse distraído durante el trayecto para no pensar en los síntomas del mareo.