Pantalla con las cotizaciones de la Bolsa de Madrid / EP

El Ibex-35 cierra por debajo de los 7.900 por primera vez desde diciembre

Los valores del sector turístico sufren fuertes correcciones en la Bolsa de Madrid, que en el caso de IAG superan el 7%

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 comenzaba la sesión al alza, con ganancias de medio punto porcentual y rondando los 8.075 enteros. Pero los números verdes duraron apenas minutos. Pronto se tiñó de rojo, perdió los 8.000 puntos e incluso, en el peor momento de la sesión, llegó a marcar los 7.850 y a bajar más de un 2%. Al cierre, el índice no lograba preservar ni los 8.000 ni los 7.900, al dar un último cambio en los 7.897,3 puntos, lo que supone un recorte del 1,73%. Es la primera vez en este 2021 y desde el 22 de diciembre de 2020 en que el índice español se mueve por debajo de la psicológica cota de los 8.000. Y es que el indicador, además del recorte de la sesión de hoy, acumula dos semanas seguidas de caídas de más del 2%. A principios de 2021 llegó a rebasar los 8.400 enteros.

El Ibex-35 fue el peor indicador del día en el Viejo Continente. Y ello, posiblemente, por el peso que tiene el sector turístico en su composición. Y es que los cuatro valores cotizados de esta industria sufrieron un fuerte desplome, ante la virulencia de la tercera ola de la pandemia y el temor a nuevas medidas de restricción de los viajes que dañen aún más sus resultados. Así, IAG fue el peor valor del día, con un recorte del 7,14%. Mientras tanto, Amadeus y Meliá se dejaron un 4,70% y un 4,39%, respectivamente. Aena quedó mejor parada y al cierre dejó limitados sus descensos a un 1,53%.

Entre los peores valores del día, además, Bankinter, que se dejó un 4,58%, mientras que Merlin Properties, Solaria e Indra también retrocedieron más de un 4%.

En verde, Siemens Gamesa fue el mejor, con una subida del 2,52%. A continuación, con un ascenso muy parecido, se colocó Enagás. PharmaMar y Viscofán, por su parte, sumaron un punto porcentual. Pocos títulos más terminaron en positivo y, casi todos, defensivos, del sector eléctrico: Red Eléctrica, Iberdrola, Acciona y Grifols.

En total, de los 35 valores del Ibex-35, sólo nueve cerraron en positivo.

Mientras tanto, el Dax alemán, el Cac 40 francés, el Ftse Mib de Milán y el PSI-20 de Lisboa retrocedieron alrededor de un 1,6%. El Ftse 100 británico, por su parte, retrocedió alrededor de un 0,85%.

El miedo generalizado a las consecuencias del recrudecimiento de la pandemia y las nuevas medidas de restricción en forma de una recaída en recesión en España en particular y en la zona euro, en general, como advirtió la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, la semana pasada, condenaron a toda Europa a las pérdidas. El pesimismo económico ganó fuerza con la publicación del índice de confianza de los empresarios alemanes, el Ifo, que cayó a su nivel más bajo desde julio, debido a los rebrotes del virus.

No ayudó al Viejo Continente lo que acontecía en Estados Unidos. Si bien la nueva Administración presidida por Joe Biden quiere aprobar cuanto antes el programa anticrisis de 1,9 billones de dólares, tampoco los inversores estaban muy animados a comprar acciones en Wall Street. Más bien lo contrario. Porque los indicadores de la Bolsa de Nueva York se movían a la baja, al menos al cierre de la sesión europea. Así, el Nasdaq se dejaba algo más de un 0,10%, mientras que el S&P 500 retrocedía medio punto porcentual y el Dow Jones, un 1%.

Y tampoco favoreció al Viejo Continente la depreciación del euro, cuando en sesiones anteriores su fortaleza había provocado nerviosismo en las plazas europeas. Al término de la negociación en las plazas de este lado del Atlántico, el euro caía un 0,3% frente al billete verde, hasta niveles de 1,213 unidades, desde cotas cercanas a 1,22 dólares.

Esta semana, habrá muchas referencias macroeconómicas que pueden ser muy importantes para el devenir de los mercados, como la reunión ordinaria de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana, el PIB del cuarto trimestre de Estados Unidos o el PIB español del conjunto del año 2020.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se estrechaba algo más de un punto porcentual, hasta los 62,5 puntos básicos. Ello, con la rentabilidad del bono a diez años situado en el entorno del 0,07% al cierre de la sesión.

En cuanto a las materias primas, debilidad. Así, al cierre de la sesión, el barril de Brent, de referencia en Europa, se mantenía plano en el entorno de los 55,4 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía cerca de un 0,2%, hasta los 52,18 dólares. Y también el oro se movía a la baja: perdía un 0,2%, hasta los 1.851 dólares la onza.