Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex salva la semana con el tirón de los bancos

Las energéticas recuperan las subidas después de que el Gobierno haya suavizado las condiciones del impuesto al sector

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Salvados por la campana. El Ibex-35 aprovecha el repunte de este viernes para salvar una semana en la que todo apuntaba a los números rojos. El selectivo español, que este viernes se enfrentaba a la volatilidad derivada del vencimeinto mensual de futuros y opciones, cerró con un avance del 1% para recuperar los 8.100 puntos. Así, la semana cierra con una subida acumulada del 0,37%.

Detrás de la mejora del tono en la última sesión de la semana está el repunte de bancos y energéticas, especialmente favorecidas tras la decisión del Gobierno de suavizar el impuesto que afectará a estas compañías. Finalmente, quedará excluido del tributo todo el negocio regulado y los ingresos procedentes del exterior, tal y como el sector venía reclamando desde hace semanas.

Con este telón de fondo, los bancos volvieron a liderar las subidas con Bankinter (+4,53%), Santander (+3,02%), Endesa (+2,67%), CaixaBank (+2,35%), BBVA (+2,18%) e Inditex (+2,12%) a la cabeza de los ascensos.

Por el contrario, se han colocado en el terreno negativo Acciona (-3,01%), Amadeus (-1,72%), Acciona Energía (-0,94%), Meliá (-0,68%), Merlin (-0,67%), Solaria (-0,62%), Cellnex (-0,6%), Repsol (-0,25%) y Grifols (-0,08%).

En todo caso, los analistas llaman a la prudencia. Sobre todo porque el mercado aún tiene muy presente los temores de recesión que el jueves resurgieron, con las palabras de James Bullard, uno de los miembros más restrictivos de la Reserva Federal (Fed) asegurando que las subidas de los tipos de interés están lejos de cumplir sus objetivos.

De hecho, indicó que lo ideal es que los tipos acaben en un rango de entre el 5% y el 7%. Hasta ahora, el mercado daba por hecho que el pico sería ese 5%.

Mientras, en el mercado de materias primas, el precio del petróleo recuperaba posiciones, aunque de forma tímida. El barril de Brent, de referencia en Europa, se alcanzaba los 90 dólares, mientras que el West Texas estadounidense rondaba los 82 dólares.