Los particulares reducen un 20% la compra de coches y todoterrenos

La incertidumbre sobre qué tipo de vehículo comprar, unido a la desaceleración económica y el coronavirus, que lastran las expectativas, hunden las ventas. El sector pide medidas al Gobierno

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

La compra de coches y todoterrenos por parte de particulares continúa en caída libre en las islas, con descensos que rozan el 20%. Según los datos facilitados ayer por la Federación de Importadores y Concesionarios de Automóviles de Canarias (Fredica), en febrero de este año, los particulares adquirieron en febrero 4.237 turismos y todoterrenos frente a los 5.187 de un año antes. La caída supera el 18%, con casi 1.000 unidades menos vendidas en un mes de febrero.

El sector considera que tras esta caída, que es la segunda consecutiva en lo que llevamos de año, hay una confluencia de factores. De un lado, estiman que la incertidumbre sobre qué tipo de vehículo comprar a raíz de la guerra emprendida al diésel y el desconocimiento de las medidas que se adoptarán respecto a la futura Ley del Cambio Climático están retrasando las decisiones de compra de los particulares. En este sentido, advierten de que algunos compradores, en ese tiempo de espera, podrían estar desviando su compra del mercado de nuevos al de segunda mano, con precios más reducidos pero también más contaminantes, según pone de manifiesto la directora de Comunicación de Anfac, Noemí Navas.

La desaceleración económica y el impacto del coronavirus estarían «haciendo mella» en las expectativas de los compradores y retrasando las opciones de compra, según apunta la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche.

Tanto desde Faconauto como desde Fredica se exige al Gobierno central y a los gobiernos autonómicos que despejen las dudas sobre los vehículos térmicos al fin de tranquilizar a los particulares que vayan a adquirir un vehículo. «Esta incertidumbre es negativa pues, ante las dudas, la demanda se puede desviar hacia el mercado del vehículo de segunda mano», se apunta desde Fredica, que aboga por la puesta en marcha de programas de apoyo a la renovación de vehículos más limpios, sin discriminación tecnológica sobre resultados de emisiones. El mejor comportamiento de los rent a car y de las empresas redujo la caída de las ventas de turismos y todo terrenos, hasta el 7,4%. En total se matricularon 6.855 unidades frente a las 7.407 de un año antes.