Lopesan se centra en Punta Cana ante el «bloqueo» en Gran Canaria

20/01/2019

El Lopesan Costa Bávaro Resort abrirá sus puertas a los turistas en abril con una oferta de 1.000 habitaciones. La cadena canaria acelera la expansión en América ante la «imposibilidad» de invertir «más de 1000 millones» en Meloneras.

El complejo turístico del Grupo Lopesan en República Dominicana abrirá sus puertas en abril de este 2019, cuando los turistas, la mayoría procedentes de Canadá y Estados Unidos, pero también de otros puntos de América y de Europa, comenzarán a ocupar el hotel Lopesan Costa Bávaro Resort Spa & Casino y sus más de mil habitaciones.

La cadena hotelera que preside el grancanario Eustasio López confía en culminar a finales de 2021 un proyecto que acapara una inversión total de cerca de 500 millones de euros, y prevé la construcción de cuatro edificios que albergarán unas 2.600 habitaciones, restaurantes temáticos, spa, boulevard comercial, casino, discoteca, y un teatro con una capacidad superior a las mil personas sentadas, un «microdestino turístico» que ocupará un total de 500.000 metros cuadrados.

La compañía ha decidido adelantar la materialización de esta segunda fase del resort en República Dominicana ante las dificultades burocráticas con las que se sigue chocando en el municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana, y que han frenado la inversión de más de 1.000 millones de euros en el núcleo turístico de Meloneras, según los cálculos de la compañía. El consejero delegado de Lopesan, Francisco López, explica en el despacho que ocupa en las oficinas centrales del grupo en San Fernando de Maspalomas que tras la entrada en funcionamiento del hotel en Punta Cana aspiraban a desenredar la madeja administrativa de alguno de los proyectos que acumula en el suelo clasificado y urbanizado del que dispone en Gran Canaria.

Pero la lentitud del avance de los expedientes administrativos ha llevado al grupo que preside Eustasio López a adelantar el inicio de los trabajos de la segunda fase del complejo turístico de República Dominicana. López recuerda que desde que Grupo Lopesan inauguró en 2009 su último hotel en Meloneras, el Lopesan Baobab, no ha podido si quiera iniciar ninguno de los once proyectos pendientes en la isla.

«Exceptuando el proyecto de puerto deportivo de Meloneras –para el que Lopesan inició la tramitación administrativa hace 16 años–, el resto de iniciativas no han podido salir adelante «porque las modificaciones de planeamiento que se hacían necesarias para su ejecución estaban recogidas en el nuevo Plan Supletorio que el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana tiene paralizado y sin aprobar debido a la polémica generada por la residencialización de las zonas turísticas», argumentan desde el grupo. Pero la cadena hotelera considera que este escollo, más que una causa, «parece una excusa» para mantener la principal urbanización turística «en un limbo administrativo que todo lo paraliza o lo deja en manos del criterio subjetivo de los técnicos municipales».

En este punto, Francisco López abre un dosier que detalla los proyectos «frustrados», y en el que destaca una cifra: los «1.140 millones de euros en inversiones totales paralizadas», que no se han podido verter en la economía canaria en esta última década, y que habrían generado unos 4.500 puestos de trabajo en la construcción. Una vez puestas en marcha las explotaciones, se habrían creado alrededor de 5.000 empleos directos e indirectos», resume.