Las bolsas bajan pese a las medidas de los bancos centrales y gobiernos

Los mercados bursátiles europeos se han desinflado a lo largo de este miércoles y, salvo Milán, han terminado en rojo tras la apertura bajista de Wall Street y a pesar de los planes de estímulo anunciados por algunos gobiernos y del recorte de los tipos de interés decidido por el Banco de Inglaterra.

EFE / MADRID

Los mercados bursátiles europeos, que habían abierto en verde, se han desinflado a lo largo de este miércoles y, salvo Milán, han terminado en rojo tras la apertura bajista de Wall Street y a pesar de los planes de estímulo anunciados por algunos gobiernos y del recorte de los tipos de interés decidido por el Banco de Inglaterra.

Los inversores aguardan ahora las medidas que adopte mañana el Banco Central Europeo (BCE) para hacer frente al impacto del coronavirus en la actividad económica.

El Ibex 35, el selectivo de la Bolsa española, ha bajado un 0,34 % y cotiza en niveles de septiembre de 2012, mientras que Londres ha perdido un 1,4 %; Fráncfort, un 0,35 % y París, un 0,57 %. Por el contrario, Milán ha subido un 0,33 %

Previamente, las principales bolsas de Asia habían cerrado con pérdidas: Tokio se ha dejado, un 2,27 %; Hong Kong, un 0,63 %; Shanghai, un 0,94 %, y Seul, un 2,78 %.

En el ánimo de los inversores puede haber pesado el aviso que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dirigió el martes a los líderes de la Unión Europea (UE).

Según la agencia Bloomberg, Lagarde les advirtió de que, sin una acción coordinada y urgente de los socios comunitarios, la expansión del coronavirus podría provocar una escenario similar al que se vivió durante la crisis financiera de 2008.

Lo cierto es que, hasta ahora, las iniciativas de bancos centrales y gobiernos no han logrado disipar el miedo de los inversores, que siguen huyendo de la renta variable.

Banco de Inglaterra

El Banco de Inglaterra ha recortado este miércoles los tipos de interés en medio punto y los ha dejado en el 0,25 %, con lo que se suma a la Reserva Federal de EEUU y a los bancos centrales de Australia y Canadá.

Los inversores están pendientes ahora de las medidas que tome este jueves el BCE, aunque los analistas desconfían de la eficacia de la política monetaria en una crisis como la actual.

Según María Jesús Fernández, de Funcas, «medidas de política monetaria como bajar los tipos de interés en una crisis de esta naturaleza son poco efectivas para contener la crisis».

No obstante, Fernández considera que «pueden ser algo positivo para tranquilizar a los mercados y contener las caídas de las bolsas». «Lo que sí es importante es facilitar liquidez, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas».

En el ámbito político, el Gobierno británico ha anunciado hoy un plan de estímulo para hacer frente a los efectos del coronavirus dotado con 30.000 millones de libras (35.000 millones de euros).

Además, el Ejecutivo italiano ha aprobado un desembolso de 25.000 millones de euros para paliar las consecuencias sociales y económicas de la epidemia.

El plan de Estados Unidos

El martes, el presidente de EEUU, Donald Trump, planteó al Congreso un plan de estímulo que incluye rebajas fiscales y medidas de apoyo a sectores como el turístico o el del transporte.

Las medidas fueron bien recibidas inicialmente por los inversores, lo que disparó un 4,89 % el Dow Jones, pero su falta de detalle ha terminado por decepcionar, lo que ha devuelto el rojo a Wall Street en la jornada de hoy.

También el martes, la UE anunció un plan para proporcionar liquidez a las empresas de los países comunitarios.

La iniciativa estará dotada inicialmente con 7.500 millones de euros, aunque la cifra podría elevarse hasta los 25.000 millones.

Los precios del crudo, que se habían recuperado ayer tras el desplome del lunes, vuelven a bajar por el temor a una prolongada guerra de precios.

El Brent, de referencia en Europa, cae ahora más del 2 % y el Texas, referente en EEUU, pierde en torno al 2,5 %.