Las aerolíneas pisan el freno en las islas ante la caída turística

11/02/2019

Canarias pierde más de un 4% de plazas aéreas internacionales este verano respecto al pasado año por el descenso de la demanda de vacaciones en las islas y la desaceleración económica en Europa. Ryanair lideró el tráfico en el archipiélago en 2018, con casi 6,5 millones de pasajeros

La desaceleración económica en Europa, el brexit que sacará a Reino Unido de la UE a finales de marzo, y la recuperación turística de Turquía, Grecia, Egipto y Túnez, están haciendo mover ficha a las aerolíneas para recolocarse en el nuevo panorama. Y Canarias, beneficiada en los últimos cinco años por el contexto internacional, no sale ahora muy bien parada.

Varias aerolíneas, algunas pilares fundamentales en los que se asienta la conectividad del archipiélago con el exterior, han previsto recortes en su presencia en las islas ante el descenso de la demanda de vacaciones en las islas y la caída de la rentabilidad prevista en las rutas.

Es el caso de Ryanair, la compañía líder en el tráfico aéreo canario, que ha anunciado la retirada a finales de marzo de dos de los 12 aviones con los que cuenta en sus tres bases en Canarias, en una decisión que afecta a Gran Canaria y Lanzarote, y que no toca los cuatro aviones basados en Tenerife Sur.

Norwegian, una de las low cost con más crecimiento en los últimos años, pero que atraviesa una complicada situación financiera, también quiere ahorrar costes desmantelando dos bases en Canarias, las de Gran Canaria, y Tenerife, a partir de noviembre, lo que provocará la disminución de las frecuencias de vuelo en estos aeropuertos.

Canarias también sentirá este año la quiebra de Germania, que en 2018 transportó hasta los aeropuertos canarios a unos 300.000 viajeros (llegadas), lo que significa que a bordo de sus aviones aterrizaron algo más del 9% del total de los turistas alemanes que recibió el destino.

En general, las aerolíneas habían reservado en enero 321.000 plazas menos que el pasado año en sus conexiones internacionales con los aeropuertos canarios para este verano (entre abril y finales de octubre), lo que supone un descenso de un 4,4% de asientos. A estas se añaden algo más de 3 millones de plazas aéreas entre la península y el archipiélago, un 5,6% más respecto al pasado año (162.000 plazas más). Canarias suma así un global de 10.005.915 plazas aéreas, un 1,6% menos, según los datos de Promotur.

Con estas perspectivas, será muy difícil igualar los registros aéreos de 2018, cuando Ryanair volvió a liderar el tráfico de pasajeros en Canarias, aunque perdió usuarios por primera vez tras años de crecimientos constantes: sus conexiones con el archipiélago sumaron 6.442.896 pasajeros (llegadas y salidas), 34.448 menos que en 2017, lo que significó un descenso de un 0,5% en un año en el que la compañía afrontó varias jornadas de huelga de los tripulantes de cabina de pasajeros, que reclamaban que sus contratos se rijan por la legislación española.

También destacó el crecimiento de Binter Canarias, que en 2018 transportó a 3.580.000 pasajeros en el conjunto de sus rutas interinsulares, nacionales e internacionales, un 15,5% más que en 2017.

Le siguió en este ranquin canario Jet2, con 2.534.800 usuarios transportados, unos 531.000 más que en 2017, y un destacado crecimiento de un 26%, según los datos de Aena. Después se situó Tui Airways LTD, con 2.202.118 de pasajeros, y 80.810 menos (-3,5%).

Vueling ganó casi un 22%, hasta alcanzar los 2.102.509 pasajeros, 377.891 más. Otra compañía del grupo IAG, Iberia Express, le siguió de cerca, con 1.990.965 usuarios transportados, 137.497 más que en 2017, un 7,4% más. Después se colocó Norwegian, que ganó un 8,2% de pasajeros, al cerrar 2018 con 1.899.562 viajeros, 144.762 más que el año anterior.