La libertad para viajar entre islas reactiva la compra de billetes

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

La entrada de toda Canarias en la fase tres de la desescalada del estado de alarma por el coronavirus que permite desde ayer lunes la libre movilidad dentro del archipiélago está acelerando las reservas de viajes entre islas.

Aunque las compañías de transporte aéreo y marítimo no se atreven a concretar con cifras el incremento de la demanda para viajar, todas reconocen que el interés por dar un salto a otras islas aumenta con el paso de las horas.

Las empresas se preparan para ir recuperando rutas y frecuencias para dar respuesta a una demanda creciente de billetes que se acelera ante la cercanía de la nueva normalidad, que llegará a partir del próximo 21 de junio, cuando está previsto que finalice el estado de alarma que entró en vigor el 14 de marzo en España para frenar la expansión de la Covid-19. O incluso antes, porque tal y como ha anunciado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, su fin podría adelantarse en esta región, siempre y cuando se mantengan las buenas cifras de control de la pandemia.

Con la entrada en la fase tres de la desescalada se cierran 82 días de fuertes restricciones en los movimientos aéreos y marítimos de personas entre las islas, que entraron en vigor el 19 de marzo.

Pero la desescalada será progresiva. De hecho, ayer, los aeropuertos canarios operaron un total de 72 vuelos, 40 de ellos interinsulares, prácticamente la misma cifra que se mantuvo la semana pasada, confirmaron desde Aena.

Binter, la única que ha mantenido los corredores aéreos interinsulares para viajar solo «por motivos indispensables», amplía a partir de mañana miércoles esos 40 vuelos diarios en Canarias hasta 62, para dar respuesta a los «altos niveles de ocupación previstos y a las dificultades por parte de los pasajeros para poder viajar en el momento deseado». Para cubrir este incremento de 22 conexiones al día, la aerolínea canaria añadirá a su operativa dos aviones, hasta elevar a seis aviones la flota activa en el Archipiélago.

Se recupera la ruta directa entre Gran Canaria y La Palma, que se mantenía interrumpida, y quedan pendientes aún las conexiones con La Gomera, a la espera de que la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Transporte, vuelva a activar el contrato específico que rige esta ruta.

Naviera Armas también constata un aumento del interés por utilizar sus barcos con el fin de las restricciones, por lo que irán elevando las frecuencias de sus rutas entre islas «en función del aumento de la demanda». Desde la naviera recordaron que durante el estado de alarma «han mantenido las conexiones para garantizar el transporte de mercancías con productos esenciales», un servicio para el que han contado con 15 de los 18 barcos con los que operan entre islas. Como novedad, concretan, en esta nueva fase las líneas que unen las islas occidentales se cubrirán con el Volcán de Taburiente, con lo que elevan de 800 a 1.400 la oferta de plazas. En las islas orientales, Armas prepara la incorporación del Villa de Teror, el barco más moderno de la flota, que cubrirá la línea estrella, Gran Canaria Morro Jable, y la que une Gran Canaria y Tenerife.

Fred. Olsen ha elevado ya las conexiones entre Tenerife, La Palma y La Gomera y entre Gran Canaria y Fuerteventura. Además, está uniendo las dos islas capitalinas con su mayor barco, el Betancuria Express.

La conectividad entre las islas y el resto de España comenzará a recuperarse el 22 de junio, cuando España dirá adiós al Estado de Alarma.