Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 14 de julio
Estación de servicio. R. C.
La inflación sube un 2,6% en agosto impulsada por los combustibles

La inflación sube un 2,6% en agosto impulsada por los combustibles

Los precios repuntan por segundo mes consecutivo tras el mínimo de junio en un verano que se ve condicionado por el alza en las gasolineras

Miércoles, 30 de agosto 2023, 08:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Agosto ha salido un poco más caro a la economía española en un contexto ya de por sí complicado al venir arrastrando subidas de precio récord durante el último año. La tasa interanual de inflación ha cerrado este mes en el 2,6%, según el dato adelantado del INE, lo que supone el segundo incremento mensual consecutivo después de que en julio se situara en el 2,3% y tras el mínimo del 1,9% de junio, el dato más bajo de todo 2023.

Los precios se han incrementado en el mes por excelencia de las vacaciones. Lo han hecho un 0,5% con respecto a julio. Y si hay una muestra de esa realidad ésa es la que se vive en las estaciones de servicio. El INE apunta que el alza de la inflación de agosto se explica por la subida de los precios de los carburantes y, en menor medida, de los combustibles líquidos, frente a las bajadas registradas en agosto de 2022.

Poco a poco, llenar el depósito ha sido cada vez más caro desde que comenzó el verano. De hecho, agosto termina con el precio de la gasolina en los 1,73 euros por litro, y el del diésel en los 1,62 euros. No son los máximos del verano pasado, cuando superaron los dos euros por litro, pero sí han experimentado una subida creciente desde junio.

Por otra parte, la electricidad ha contribuido a contener la inflación de agosto. Aunque el precio de la luz ha subido con respecto a los últimos meses, si se compara con el de agosto del año pasado, el crecimiento ha sido menor. Entonces, en plena crisis energética, el pool llegaba a marcar más de 200 y 300 euros por MWh, frente a los poco más de 100 euros de estas últimas semanas.

Además, la inflación subyacente, la que mide el coste persitente diario de la vida sin tener en cuenta los productos más volátiles (electricidad o alimentos no elaborados) ha dado un pequeño respiro al ceder una décima, aunque aún se encuentra en el 6,1%. Ahora, este registro es el que más preocupa porque muestra cómo los precios de la economía doméstica y empresarial se han impregnado de las alzas iniciales que tuvieron la luz o los combustibles en su momento, motivado por la guerra de Ucrania, sin que se consiga contener de forma perenne.

Esta tasa será la referencia para que la rebaja del IVA de los alimentos básicos que ha prorrogado el Gobierno hasta el 31 de diciembre se mantenga hasta entonces o no. Y es que el Ejecutivo concretó que si esta tasa subyacente baja del 5,5% en el mes de septiembre -dato que se conocerá en octubre-, a partir del 1 de noviembre no se aplicará dicha rebaja del IVA.

Esa es la principal razón -la de la evolución de la inflación subyacente- por la que el Banco Central Europeo (BCE) insiste en la necesidad de seguir actuando con los tipos de interés para atajar las subidas de precios. La institución monetaria ya ha anticipado que previsiblemente habrá una nueva subida de los tipos, aunque no queda claro si la autorizará en su inminente reunión de septiembre o ya lo hará en otro encuentro antes de que finalice el año.

Para el Ministerio de Economía, estos datos de inflación reflejan que «las medidas de política económica hacen que España tenga uno de los mayores niveles de crecimiento económico con menores niveles de inflación» de la UE. El departamento dirigido por Nadia Calviño apunta que España se consolida como uno de los países de la zona euro con una menor inflación, que se ha reducido casi ocho puntos porcentuales en el último año.

Los analistas ya anticipaban que la inflación subiría unas décimas en agosto tanto por el incremento generalizado de precios en toda la economía como por el efecto comparación con el dato del mismo mes del año pasado. Hace doce meses, la inflación era del 10,5%, tras marcar récord en el verano de 2022. Y ya comenzaba a moderarse, lo que provoca el 'efecto escalón' por el que a poco que suban los precios este año, la tasa comparativa con el anterior seguirá subiendo. Así lo hará previsiblemente en los próximos meses a medida que la inflación de final de este año se compare con las caídas registrada en el último tramo de 2022. Las estimaciones del Banco de España apuntan a un final de ejercicio con una tasa media de inflación de entre el 4% y el 5%.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios