M. Salguero

La inflación sigue cayendo hasta el 6,8% en noviembre pese al alza de los alimentos

Esta tasa confirma que las pensiones subirán un 8,5% en 2023, tal y como había estimado el Gobierno, gracias a la fórmula de revalorización que utiliza la media del IPC de los doce últimos meses

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La inflación sigue recortando décimas un mes mas. El indicador adelantado del IPC de noviembre se sitúa en el 6,8%, medio punto menos que el mes anterior, su cifra más baja desde enero (6,1%), antes de que estallara la guerra de Ucrania y los precios de energía y alimentos se disparasen. Los datos publicados este martes por el INE indican que los precios son hoy cuatro puntos más bajos que en julio, cuando la tasa alcanzó su pico máximo (10,8%) desde septiembre de 1984.

Con este dato de noviembre se calcula la subida de las pensiones de 2023, que se incrementarán un 8,5%, como ya estimó el Gobierno en sus Presupuestos Generales del Estado (PGE). En la ley de reforma de las pensiones se tiene en cuenta como referencia el IPC interanual promedio de doce meses, de diciembre del año anterior a noviembre del año en curso. La Seguridad Social tendrá que desembolsar unos 12.750 millones de euros extra para elevar las pensiones en este porcentaje.

Las pensiones no contributivas subirán casi el doble, el 15%, un alza que se les aplicó el pasado mes de julio por una enmienda pactada entre el Gobierno y Bildu en las negociaciones presupuestarias. Por su parte, el Ingreso Mínimo Vital (IMV) de 2023 subirá también acorde al promedio del IPC de los últimos doce meses, un 8,5%.

El Instituto Nacional de Estadística asegura que esta bajada del IPC se debe a la moderación de los precios de los carburantes y la electricidad. Que los precios de los alimentos siguen muy elevados se refleja en el dato de la inflación subyacente, que sube una décima en noviembre hasta el 6,3%, solo cinco décimas por debajo de la tasa general.

En términos mensuales (noviembre sobre octubre), la inflación cayó un descenso del 0,1%, frente a los incrementos del 0,3% del mes anterior y de un año antes. Hay que tener en cuenta que la tasa mensual de IPC no era negativa en un mes de noviembre desde el año 2018.

Con la moderación registrada en noviembre, la inflación suma cuatro meses consecutivos de descensos en su tasa interanual después de que en agosto bajara tres décimas, hasta el 10,5%; en septiembre disminuyera 1,6 puntos, hasta el 8,9%, y en octubre se redujera 1,6 puntos, hasta el 7,3%.

La mala noticia para los hogares españoles es que la cesta de la compra sigue por las nubes. Los alimentos se encarecieron un 15,4% en un año según los últimos datos desagregados de octubre. Sobre todo destacó el mes pasado el encarecimiento del azúcar (42,8%), las legumbres y hortalizas (25,7%), el pollo (18,3%), la leche (25%), los huevos (25,5%) y el aceite (24%).

Desde el Ministerio de Asuntos Económicos valoran positivamente el dato de noviembre e indican que la inflación se ha reducido en cuatro puntos en los últimos cuatro meses, lo que sitúa a España «como uno de los países con una disminución más rápida e intensa de la Unión Europea». En una valoración remitida a los medios aseguran que la reducción de la inflación «pone de manifiesto el impacto positivo de las medidas puestas en marcha por el Gobierno para amortiguar el alza de los precios».

Y es que a falta de conocer el dato de noviembre de la eurozona que Eurostat publicará mañana, en octubre España ya se situaba a la cola de las principales potencias vecinas en cuanto a precios. La inflación en la media de la eurozona repuntó en octubre al 10,7%, más de tres puntos por encima de la tasa de IPC de España en el mismo mes (7,3%).