La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. / EFE

El Gobierno aboga por un recorte obligatorio en el consumo de luz

La ministra Ribera lo condiciona a que cada Estado miembro disponga de un margen de ajuste

L. P. MADRID

España respalda el recorte obligatorio en el consumo de la luz, principalmente en las horas punta, una de las medidas que están encima de la mesa de la Comisión Europea. Así lo señaló este martes la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, aunque lo condicionó a que cada Estado miembro disponga de un margen de ajuste.

«Sí, somos partidarios, depende de cómo se proponga en términos precisos esta obligación y de qué margen nos den a los Estados para ajustarlo a la manera más justa y razonable de cumplir esta obligación», defendió en una entrevista en TV3, en la que enfatizó la importancia en el quién, el cómo y el cuándo se aplica.

La gran preocupación es si esto tendría efectos en el importe que pagan los consumidores. A este respecto, Ribera recalcó que el coste de cada tramo horario disminuirá ante el ahorro colectivo, porque se necesitará menos participación de las centrales de ciclo combinado. La ministra considera que para reducir el precio de la factura, además de abordar la disminución del consumo, las medidas deben extenderse también al precio del gas. «Si ahorramos mucho pero el gas está muy caro, a lo mejor ese precio del gas muy caro se come el ahorro que hemos generado por ser muy eficientes, así que necesitamos las dos cosas», precisó.

Por ello, instó a establecer un precio máximo a la compra de gas que llegue a Europa procedente de terceros países y por distintas vías, y no únicamente de Rusia a través de tuberías, y advirtió que un tope no adecuado e insoportable por vendedores, proveedores e intermediarios podría provocar efectos indeseados.