El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. / EFE

Garamendi acusa al Estado de beneficiarse del alza de los precios

El presidente de la CEOE critica al Gobierno por buscar un culpable de la elevada inflación cuando «no los hay»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La relación de los empresarios con el Gobierno cada vez es más tensa. Los nuevos impuestos a las energéticas y a la banca que anunció el presidente, Pedro Sánchez, durante el debate sobre el estado de la nación han sentado como un jarro de agua fría en la CEOE. Ese enfado se dejó notar este miércoles en las declaraciones que hizo su presidente, Antonio Garamendi, quien cargó contra el Ejecutivo por buscar culpables de la elevada inflación –e incluso señalar a las compañías por esto– y contraatacó: el gran beneficiario es el Estado.

«Buscando culpables donde no los hay, el Gobierno se equivoca. Si hay que buscar a alguien que se esté beneficiando de la inflación es el propio Estado», denunció el líder de la CEOE durante una entrevista en RNE.

Garamendi destacó que el Estado ha elevado su recaudación en 20.000 millones de euros por el repunte de la inflación; es más, el dirigente empresarial considera que esta cantidad podría elevarse hasta los 30.000 millones de euros. En este sentido, recordó que esa mayor recaudación «también sale de los ahorros de las familias y de la gente de la calle» y reprochó al Ejecutivo que «quiera sacar más», sin plantearse medidas de eficiencia en todas las administraciones públicas, como la reducción de trabas y solapamientos burocráticos, que podrían implicar un ahorro de 60.000 millones de euros.

El líder de la patronal también se refirió al famoso pacto de rentas y reconoció que «se puede hablar» de ello, pero en el caso de que «todos» se impliquen en su puesta en marcha. «Esto no consiste en quitar una cosa de aquí y ponerla allí. La única manera de trabajar sobre la inflación es actuar todos juntos, no acusar a alguien y decir que con esto lo arreglo. No estamos arreglando nada en el plano de la inflación con estas medidas», reprochó Garamendi sobre los nuevos impuestos anunciados por el Ejecutivo.

En esta misma línea, el presidente de los empresarios madrileños, Miguel Garrido, se mostró en contra de «andar regando con dinero público» a los ciudadanos y pidió al Ejecutivo «apretarse el cinturón» y dejar de «demonizar ya los beneficios empresariales».