Foto: A. Gómez | vídeo: ep

La inflación al 10,2% en junio supone 3.500 euros más al año por familia

El INE confirma que los precios están en su nivel más alto en 37 años, con las gasolinas y la energía un 41% más caras que hace un año, el aceite un 37% o los huevos un 24%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La subida de precios se ha convertido en la protagonista de cualquier conversación. La inflación es alarmante, con una tasa que en junio llegó al 10,2%, según confirmó este miércoles el INE. Tras despedir mayo en el 8,7%, cuatro décimas por encima de abril, el IPC se desbocó en junio al 10,2%. Un doble dígito que se ha situado muy por encima de lo esperado y que supone la tasa más alta desde abril de 1985. Supera con creces el anterior pico del 9,8% que había alcanzado en marzo.

En tasa mensual, los precios subieron un 1,9% en junio respecto a mayo, el mayor aumento en un mes de junio desde 1977. Y lo que es más preocupante. La tasa de inflación subyacente (que excluye los alimentos no elaborados y los productos energéticos) ha subido hasta el 5,5%, seis décimas más que el dato registrado el mes anterior y la más alta desde agosto de 1993.

De esta forma, los productos que más se han encarecido en un año son los carburantes, que marcan un precio un 40,7% superior al de hace un año, los productos energéticos (40,8%) y la calefacción (35%). Pero por el lado de la alimentación la situación también es preocupante, con productos básicos de la cesta de la compra como el aceite subiendo un 37%, los huevos un 23,9%, la leche un 20,4%, los cereales un 18,4% o el pan, casi un 14%.

3.550 euros más al año por familia

Esta subida imparable de los precios tiene un sobrecoste por familia de 3.550 euros al año, medido según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE de 2021 referentes al hogar medio. Por categorías, en alimentación cada hogar gastó de media 4.806 euros en 2021, una partida por la que el mes de junio hubo que desembolsar 620 euros más porque la subida ha sido del 12,9% respecto al mismo mes del año anterior. En transporte el sobrecoste también ronda los 620 euros por familia al año, ya que esta partida aumentó un 19% de precio en junio cuando en 2021 el gasto fue de 3.230 euros.

En restaurantes y hoteles el gasto extra por familia es de 165 euros tras el aumento del 7,2% del mes de junio. Pero lo que más hará elevar el presupuesto familiar este año es la electricidad y el gas. Concretamente, un hogar medio gastó en 2021 cerca de 9.900 euros en ello, pero tras la subida del 19% en el mes de junio, el coste se dispara 1.880 euros más por familia.

Las consecuencias en la economía familiar son evidentes. Un reciente informe de Kantar revela que el encarecimiento de los alimentos está ahogando a muchas familias españolas y el 4% de los hogares aseguran no poder ya permitirse una compra de alimentación básica a la que antes accedían sin problema.

El dato ha sobrepasado todas las previsiones del mercado y sitúa a la economía y al Ejecutivo en una situación de extrema impotencia al observar cómo las medidas acometidas hasta ahora para frenar el alza de precios no terminan de impactar en el indicador. El presidente del Gobierno reconoció en su comparecencia durante el debate del estado de la nación que el INE ha reafirmado este miércoles «unos malos datos de inflación» y los achacó a las consecuencias de la guerra de Ucrania.

Inflación media anual del 8,9%

Además, los expertos advierten que es posible que aún no se haya tocado techo, sobre todo por la evolución de los precios energéticos. «No se observan, por el momento, señales de ralentización en el ritmo de encarecimiento de la cesta de la compra», apunta María Jesús Fernández, economista senior de Funcas. El gabinete actualizó este mismo miércoles sus previsiones, y prevé una inflación media anual del 8,9% este año, que bajará al 4,8% el que viene. Además, Funcas estima que la tasa de IPC se mantendrá por encima del 10% en julio y agosto, a partir de ese momento se irá reduciendo hasta situarse en torno al 8% en diciembre. La OCDE ya estimó hace unas semanas que la inflación media de España sería del 8,1% este año.

La inflación subyacente marcó en junio su máximo registro desde hace casi 30 años. Esta tasa, que no tiene en cuenta la energía ni los alimentos frescos, se situaba hace solo un año en el 0,2% (la inflación general, el 2,7%). Pero a partir de ese mes de junio de 2021 fue comenzando su escalada, llegando al 2,1% en noviembre. En febrero, cuando comenzó la guerra de Ucrania, ya estaba en el 3%, llegó al 4,9% en mayo y se dispara al 5,5% en junio.

Por comunidades autónomas, en todas sube la tasa de inflación con respecto a junio del año pasado, pero donde el IPC anual está más alto son Castilla-La Mancha (12,7%), Castilla y León (11,6%), Galicia (11,1%), Murcia (10,9%), Extremadura (10,6%) y La Rioja (10,6%). En el lado contrario se situaron Canarias (8,5%), Ceuta (9,3%), Madrid (9,5%) y País Vasco (9,6%).