Fernando Berge detalla las apuestas sostenibles de Cajasiete. / C7

Fernando Berge: «El sector financiero será clave para promover la transición sostenible»

Para el presidente de Cajasiete, es importante la creación de «productos de financiación verdes»

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

Como cooperativa, Cajasiete (Caja Rural de Tenerife) tiene en su ADN una apuesta por la sostenibilidad que concreta con préstamos verdes y acciones formativas y de divulgación, entre otras medidas. «Como empresa cooperativa preocupada por las personas venimos apoyando de manera natural estos objetivos que se refieren a factores medioambientales, que están presentes en la gestión y en la toma de decisiones de nuestra entidad», dijo su presidente, Fernando Berge.

La cooperativa realiza algunas actuaciones concretas para la sostenibilidad transversal, que canaliza a través de su Comité de Sostenibilidad. «Este Comité nos permite tener un espacio de reflexión y nos ayuda a coordinar las diferentes acciones sostenibles con una visión global y conjunta como entidad, tanto a nivel interno como externo».

La creación de este Comité ha traído resultados concretos, en especial en el desarrollo de «productos de financiación verdes». «Estos nuevos productos financieros tienen precios muy competitivos para satisfacer las necesidades verdes de los particulares y de las empresas. Además, tenemos contratada la energía que consumen nuestras oficinas con una empresa comercializadora y productora de energía limpia. Podemos decir que toda la energía que usamos proviene de fuentes de generación renovables, lo que cada año nos certifica la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) mediante la expedición del certificado de Garantías de Origen. En este documento se indica que Cajasiete no genera ninguna emisión de CO2 por el uso de energía».

Dentro de las acciones directas, también se destaca la utilización de plásticos reciclados en las tarjetas de pago (en 2021 se lograron reemplazar 87.000 unidades). En la sede de la entidad, el año pasado se instalaron placas fotovoltaicas para autoconsumo, la primera de este tipo que se realiza en Canarias. Tendrá una vida útil de 35 años y generará un total de 436.000 kWh de electricidad de origen renovable.

« Es un proyecto innovador pues ejecuta la instalación fotovoltaica para autoconsumo del edificio y lo hace en una fachada vertical ventilada. Tenemos la determinación de posicionarnos como referente financiero de la sostenibilidad en Canarias. Lo hacemos dando ejemplo con acciones de este tipo, que contribuyen a la transformación de nuestra sede central en un edificio más sostenible. Con ello también contribuimos a dinamizar la actividad económica en tiempos de crisis a través de proyectos medioambientales», apunta Berge.

En cuanto a las acciones indirectas de Cajasiete, se destaca una propuesta comercial «sostenible» que está dirigida a clientes particulares, autónomos y empresas que inviertan en tipologías que la institución ha considerado prioritaria. «En concreto, son soluciones de financiación destinadas al ahorro y la eficiencia energética, movilidad sostenible, economía circular y parques renovables. La propuesta sostenible ha supuesto la creación y puesta en comercialización de nuevos préstamos personales e hipotecarios y avales específicos en función del destino medioambiental y la tipología de la inversión a financiar», contó Berge.

El desarrollo sostenible no solo es tarea del Gobierno sino de todos los actores que forman parte de la sociedad. Cajasiete y la Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER), esta como promotora, colaboran en el proyecto de COME RES, una iniciativa europea enfocada al desarrollo de las comunidades energéticas renovables. «Cajasiete está participando en los distintos foros del proyecto que se han venido celebrando, ya que consideramos que este nuevo instrumento de las comunidades va a ser clave para la transición energética y la democratización del sistema energético con un importante ahorro para el consumidor final, al mismo tiempo que permitirá beneficiarse de una energía próxima y limpia. Estar en estos encuentros supone una oportunidad para tener un mayor conocimiento de las comunidades renovables y de sus actores clave. En este sentido, como entidad financiera nos ayuda a avanzar en el estudio de la mejor forma de financiar este tipo de iniciativas».

Berge definió los ODS como «una carrera de fondo», que necesita la acción coordinada de personas, empresas e instituciones. Y consideró fundamental «hacer pedagogía para entender los retos a los que nos enfrentamos». «Eso viene acompañado de necesidades de inversión. Por tanto, es recomendable que las administraciones públicas sigan mejorando su compromiso con la eficiencia de la gestión de los recursos y que las entidades financieras, como Cajasiete, pongan todos sus productos sostenibles a disposición de la sociedad».

Por último, el presidente de la institución Cajasiete calificó como «muy positivo» el proceso de creación de la Agenda Canaria 2030 para reflexionar sobre esta problemática. «Para cumplir los objetivos que nos hemos marcado para 2030, es interesante pararnos a reflexionar sobre dónde estamos, dónde queremos llegar, con qué recursos contamos y, a partir de ahí, pintar el camino de lo que vamos a hacer todos los agentes sociales para cumplir nuestros objetivos comunes»

Mayor control y un menor gasto en el coste del aire acondicionado

Las Palmas de Gran Canaria. Buscar alternativas al uso del aire acondicionado que sean respetuosas con el medioambiente, es una de las preocupaciones de Cajasiete. Por eso, instaló un nuevo sistema centralizado en el edificio de servicios centrales. «Fue tras la realización de una consultoría por parte de una empresa especializada en materia energética; llevamos a cabo un estudio de mercado para seleccionar la empresa encargada de la ejecución y de las modificaciones que nos plantearon. Empezamos inicialmente colocando unos controladores de encendido y apagado de las máquinas por planta y a su vez todo ello quedó controlado por el departamento de seguridad, por lo que contamos con un mayor control y ahorro en el gasto», cuenta Fernando Berge, presidente de Cajasiete.

Aunque el consumo de agua no es destacable en la actividad, el de papel sí resulta significativo y es seguido de cerca por la institución. «Se mejora principalmente con hábitos digitales de nuestros compañeros y clientes. Por ejemplo, fomentado la correspondencia virtual, mejorando la tecnología para que cada vez más compras de nuestros productos o servicios se puedan realizar de manera digital y que el cliente pueda firmar desde casa o en su oficina de Cajasiete. Los pequeños hábitos sumados hacen que se vayan mejorando los consumos, como, por ejemplo, incorporar al parque de impresoras máquinas programadas para que por defecto impriman siempre a dos caras y en blanco y negro».