El ex jefe de Gabinete de Presidencia de Iberdrola, Rafael Orbegozo, a su llegada a la Audiencia Nacional. / ep

 

Un exdirectivo de Iberdrola dice que visó pagos sin saber que podían ser para Villarejo

El exjefe del Gabinete de Presidencia conoció dos facturas de 2009, pero#se desentiende de su presunta ilegalidad

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El ex jefe de Gabinete de Presidencia de Iberdrola, Rafael Orbegozo, declaró este lunes como investigado en el 'caso Villarejo', dentro de la ronda de interrogatorios que seguirá este martes con la presencia en el juzgado del presidente Ignacio Galán. Orbegozo reconoció al juez de la Audiencia Nacional que visó dos facturas por trabajos que consideraba legales y que se habían realizado, pero que la investigación atribuye en realidad al excomisario por tareas de espionaje. Orbegozo negó conocer que hubiese relación entre los pagos y el antiguo policia y contra quién iban dirigidas las investigaciones.

Por espacio de una hora, Orbegozo trató de rebatir con este argumento los delitos de cohecho activo, contra la intimidad y falsedad documental por los que está siendo investigado por el instructor Manuel García-Castellón. Unos trabajos de espionaje que Iberdrola habría encargado entre 2004 y 2012 al grupo empresarial de Villarejo, Cenyt, por 1,04 millones de euros.

El juez sospecha, según el auto de citación, que Orbegozo formaba parte del reducido grupo de directivos que conocían los servicios que Villarejo estaba prestando para Iberdrola cuando aún era policía en activo, a pesar de que los mismos estaban «ocultados mediante la manipulación de los conceptos» en las facturas emitidas. Orbegozo reconoció que visó dos de las facturas que finalmente las pesquisas han determinado que obedecen a proyectos encomendados a Cenyt, si bien aseguró que desconocía los encargos efectuados. Declaró que esas dos facturas le llegaron ya firmadas por el departamento correspondiente y que él se limitó a darles el último visto bueno tras realizar una comprobación mínima que habría consistido en verificar que los conceptos coincidían con cuestiones agendadas.

En concreto, se refieren a los proyectos 'Gipsy' y 'Posy', de 2009. Con el primero, Villarejo habría investigado a un directivo de Iberdrola, José María Álvarez, y a un proveedor, Francisco Julián Gutiérrez, por el supuesto pago de comisiones ilegales, mientras que con el segundo las pesquisas se habrían extendido a la vinculación de Álvarez con Florentino Pérez, presidente de ACS, para evitar el asalto de la constructora a la eléctrica.

El informe de Del Olmo

Es lunes también fue el turno del exconsejero y director general de Negocios Francisco Martínez Córcoles, investigado por las mismas razones. En su caso, según fuentes jurídicas, defendió que estuvo completamente al margen de las contrataciones con Cenyt. Los fiscales anticorrupción le confrontaron entonces con el hecho de que es una de las personas mencionadas por el exdirector de Control de Funciones Corporativas, José Antonio del Olmo, en el informe de diciembre de 2004 donde denuncia supuestas irregularidades con Cenyt. Y Martínez Córcoles replicó que desconoce el motivo por el que Del Olmo le señala en ese documento -que Iberdrola tacha de falso y que provocó la querella de la empresa contra el exdirectivo-, insistiendo así en que no intervino en los proyectos.

Del Olmo reflejaba en su informe que el exjefe de Seguridad Antonio Asenjo le había comunicado que Galán había ordenado realizar unos trabajos especiales de vigilancia que únicamente conocían, además de él, Martínez Córcoles y el ex presidente de Iberdrola España, Fernando Becker, que comparecerá este martes en el juzgado junto a Galán.