Edificio de Evergrande. / Reuters

Evergrande entra en suspensión de pagos al no abonar 82,5 millones

El gigante inmobiliario mantiene su plan para reestructurar su gigantesca deuda después de que su cotización caiga a mínimos históricos

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERA

El gigante inmobiliario chino Evergrande ya ha entrado en suspensión de pagos. Después de semanas en los que ha evitado esta situación en el último momento con cuotas a punto de expirar el plazo, la sociedad no ha podido afrontar el vencimiento de un préstamo de 82,5 millónes de dólares.

Según informó la agencia Fitch a través de Reuters, el pasado día 6 de diciembre expiró el período de gracia de 30 días que se otorgó una vez vencieron varios bonos internacionales. Un suceso que le coloca técnicamente en suspensión de pagos.

La noticia ya era esperada por el mercado. Desde que en septiembre se evidenció la delicada situación financiera de la firma china, con una deuda de 300.000 millones, se daba por sentado que iba a materializarse en el corto plazo. Una tesis que cogió fuerza esta semana al admitir que no podría hacer frente a la deuda.

En las últimas jornadas las acciones de Evergrande se han desplomado más de un 20% y en este año acumula una pérdida de su valor que asciende al 87%. El temor es que la quiebra de la inmobiliaria pueda poner en jaque la economía del gigante asiático y generar un efecto contagio en todo el mundo, ya condicionado por la nueva variante Omicron.

Reestructuración

Pese a las dificultades, la empresa que emplea a nada menos que 160.000 empleados, mantiene su intención de llevar a cabo un profundo plan de reestructuración de la deuda que evite su caída. Para esta misión cuenta con el respaldo del Banco Central de China y del Gobierno del país, que han impulsado medidas para reconducir la situación aunque en ningún momento han querido hablar de rescate. Algo que, aunque tranquiliza en parte al mercado, no ha evitado que hayan saltado las alarmas.