Borrar
Directo Clavijo es optimista con el cumplimiento de la agenda canaria, aunque va con retraso
Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica, en la redacción de 'El Correo' en Bilbao. manu cecilio
«Habrá que esperar un año para ver si hay cambios de hábitos con la luz»

«Habrá que esperar un año para ver si hay cambios de hábitos con la luz»

Beatriz Corredor, Presidenta de Red Eléctrica ·

Indica que hay signos claros de recuperación de la demanda en industria y en el turismo y afirma que España está lista para electrificarse

Sábado, 12 de junio 2021, 23:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Quizá porque se ha mimetizado con el producto que transporta la empresa que preside, o porque quienes han pasado una oposición a registrador estudian y hablan con un cronómetro en las manos, ella habla a la velocidad de la luz. Registradora de la propiedad, ministra de Vivienda con José Luis Rodríguez Zapatero y ahora presidenta de Red Eléctrica, la compañía de la que depende la estructura de transporte de ese sector, Beatriz Corredor (Madrid, 1968) sabe que no está en una empresa fácil. La transición energética significa más consumo eléctrico y de su compañía depende que todo funcione como un reloj.

–Estamos obligados a preguntar por el precio de la luz, aunque no sea su competencia...

–El precio está especialmente alto en España en estos momentos, pero también en otros países de Europa. Es algo que está relacionado con los costes de las emisiones de CO2 y los precios del gas. El Gobierno ya ha adoptado medidas para intentar corregir esta situación.

–Con el termómetro del consumo eléctrico, ¿estamos ante una recuperación fuerte?

–Nos limitamos a hacer previsiones de demanda a siete días y no es posible hacer estimaciones a muy largo plazo. Hay recuperación, todavía no en los niveles de 2019, pero hay signos muy positivos. Hay una clara reactivación de la industria y ha comenzado la del turismo, que en estos momentos tiene un consumo eléctrico un 26% superior al de 2020.

–El cambio en la tarifa eléctrica, los nuevos tramos, ¿han provocado ya un cambio en el patrón de comportamiento de los españoles?

–Es difícil verlo todavía y habrá que esperar quizá un año o incluso más para apreciarlo con rigor. Hay que tener en cuenta además que los hábitos de consumo han estado muy trastocados con la pandemia, como consecuencia del teletrabajo, el cierre de la hostelería por las noches...

–¿Será capaz la red de soportar el incremento de demanda que se va a producir en la próxima década?

–Estamos en un momento clave y la red va a estar preparada. Tenemos una planificación con el horizonte de 2030 y un plan estratégico con inversiones hasta 2025. Hasta ese año vamos a invertir un total de 4.400 millones de euros en muchas áreas. Una parte es digitalización, ciberseguridad y también conectividad en Hispasat.

–¿Los apagones en verano son cosa del pasado en España?

–Creo que sí, aunque la seguridad absoluta no existe. Y, siendo realistas, hay que reconocer que en Canarias se puede volver a reproducir. Canarias no tiene interconexión y tiene que ser autosuficiente.

–¿Sufren muchos ataques en ciberseguridad?

–Bastantes, pero afortunadamente sin consecuencias. Hemos invertido mucho en eso.

–Uno de los proyectos que han anunciado es el refuerzo de la interconexión con Francia.

–Sí, es nuestro proyecto de inversión más importante para los próximos años y es también trascendental para el País Vasco. No sólo porque se va a hacer desde la costa vasca, sino porque es clave para el desarrollo de la industria. También garantiza la posibilidad de una salida para la energía renovable que se produce en la Península Ibérica, que es muy competitiva.

–Esto de la interconexión con Francia es como una vieja historia...

–Bueno... Lleva quince años sobre la mesa, pero creo que ahora sí será una realidad. Puedo decirle que la infraestructura de la red eléctrica ya está lista. La interconexión tiene que estar lista en 2026. Ya no hay escapatoria, porque la Unión Europea está encima de ello. Es verdad que a Francia nunca le ha interesado darse mucha prisa, pero ahora estamos llegando al final.

–Tradicionalmente ha habido mucha contestación social a la ampliación de las infraestructuras eléctricas. A la implantación de nuevos parques eólicos o a los tendidos eléctricos. ¿Esa oposición se mantiene?

–Se mantiene y probablemente va a crecer. Cuando se diseña una infraestructura eléctrica se hace intentando ocasionar el menos impacto posible al capital natural, a la biodiversidad y al territorio. Pero son infraestructuras visibles y eso es inevitable.

–La sociedad demanda transición energética, menos emisiones de CO2, y eso implica más electricidad. Pero al mismo tiempo hay oposición.

–Es una paradoja. Pero no hay otra manera de llevar la electricidad de un parque a un núcleo urbano si no es por un cable. Me parece que esto nos obliga a hacer un gran esfuerzo en pedagogía. Y un esfuerzo que tiene que arrancar desde la escuela para explicar que es imprescindible para reducir las emisiones. También nos va a obligar a hacer las cosas con más cuidado.

–Hispasat es parte de sus responsabilidades. ¿Tiene futuro esto de los satélites?

–Es un sector que está a punto de tener un punto de inflexión en todo el mundo y en el que se espera que haya una fuerte concentración de operadores. Vamos a abordar una transformación porque nuestra especialización estaba en la transmisión de vídeo y esto es algo que tiene ahora menor demanda por la expansión de la fibra. En el futuro el crecimiento va a estar en la transmisión de datos por vía satelital. Parte de los derechos de la ciudadanía están ya ligados a un mundo digital. Eso nos lleva a garantizar derechos a quienes no viven en el mundo urbano y para quienes la única fórmula es hacerlo vía satélite.

–¿Qué prefiere, el registro de la propiedad, la política o el mundo de la empresa?

–Todos. En realidad, son lo mismo. En todas las funciones que he desarrollado me ha movido la vocación de servicio público. Yo me tomo la presidencia de Red Eléctrica como un servicio público. También con la idea de sostenibilidad, que no significa otra cosa que dejar las cosas mejor de lo que me las encuentro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios