La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, en la reunión del Eurogrupo de este lunes. / afp

España prescinde de la última emisión de deuda del año

Calviño anuncia que las emisiones de 2021 se cerrarán en 75.000 millones, un 25% menos de lo previsto

SALVADOR ARROYO Bruselas

Tres días después de que la ComisiónEuropea diese el visto bueno a la transferencia de 10.000 millones de euros del primer tramo de las ayudas 'Next', y minutos antes de compartir espacio con sus colegas europeos en Bruselas, Nadia Calviño anunciaba este lunes que España no se endeudará más este año. Se cancela la última subasta de 2021 como signo de fortaleza y ejemplo práctico para el resto de la UE de la «política fiscal responsable y prudente que hemos venido desarrollando desde el primer momento».

Un mensaje que la vicepresidenta primera del Gobierno lanzaba visiblemente satisfecha, como parte de una reflexión más amplia de derroche optimista que la oposición cuestiona con dureza y organismos internacionales como la propia Comisión Europea o la OCDE ponen en solfa a golpe de revisiones a la baja en las perspectivas de crecimiento.

Por partes. «Vamos a prescindir de la última emisión de deuda pública de bonos correspondiente a este año, con lo que la emisión de deuda neta de España se quedaría en 75.000 millones de euros». Esto implica un 25% menos de lo que el Ejecutivo preveía (100.000 millones) y marcará también la referencia de 2022. «Supone un refuerzo de nuestra política fiscal responsable y prudente. Y refleja el buen tono, el impulso de la recuperación económica que nos muestran todos los indicadores», defendió.

En concreto, se refirió a dos: el ritmo de creación de empleo y la evolución de los ingresos fiscales, con una recaudación «un 3% por encima» de la que se registraba antes de la pandemia. A partir de aquí, lo evidente. El Gobierno no tiene intención de modificar sus previsiones de crecimiento. Pese a que la semana pasada la OCDE habló de un 4,5% este 2021 frente al 6,8% que predijo en su informe previo. Ya que Bruselas metió en noviembre un tijeretazo de dieciséis décimas: 4,6% frente al 6,2% que vislumbró en julio.

De menos a más

«No deben sorprendernos las constantes revisiones al alza y a la baja de distintos organismos. Lo importante es ver pulso a la realidad económica». Y ese 'pulso', para la vicepresidenta, lo están dando los datos del desempleo y el incremento de la recaudación. Conclusión:«Estamos yendo de menos a más este 2021 con una aceleración en la segunda parte del año y perspectivas positivas».

Ni siquiera la incertidumbre que genera la nueva variante del coronavirus afectaría a esa inercia. El impacto de ómicron era uno de los asuntos a tratar en este consejo de ministros europeos de Economía marcado hoy por la reunión a diecinueve (Eurogrupo) y que continuará con la cita a Veintisiete de mañana. «España tiene unos niveles muy elevados de vacunación. Y, por el momento, tenemos una perspectiva más positiva (que otros países) en estas nuevas circunstancias. También para el futuro», ha asegurado.

En estas dos jornadas Calviño confía en agilizar el proceso para la entrega de los 10.000 millones de euros. La luz verde decisiva tienen que darla los Estados en una reunión del Comité Económico y Financiero que aún no tiene fecha. España confía en que se celebre antes de que acabe el año para que el desembolso llegue «cuanto antes».

Antes del día 31 de diciembre, el BOEdebe reflejar también la reforma laboral para garantizar que habrá un nuevo pago a mediados de 2022. «Los agentes económicos y sociales son muy conscientes de lo que nos jugamos. Espero que se llegue cuanto antes a un acuerdo», zanjó.