La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. / efe

Díaz defiende en Bruselas que habrá reforma laboral antes de fin de año

La ministra de Trabajo explica antes de una reunión con los Veintisiete que el texto estará publicado en el BOE antes del 31 de diciembre

C. A. / EP Madrid

El tira y afloja entre Gobierno y patronal en las semanas clave para aprobar la reforma laboral no borra el optimismo del Ejecutivo para cumplir su compromiso de cerrar el pacto antes de que acabe el año. Así lo ha vuelto a poner de manifiesto esta mañana la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, reiterando que el texto estará listo y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de que acabe 2021.

Aunque el mensaje es el mismo que en las últimas jornadas, Díaz lo ha podido transmitir esta vez en Bruselas, justo antes de una reunión de los ministros del ramo de los Veintisiete. Según ha detallado, el texto sobre la reforma está «en la pista de salida para la publicación en el BOE» y contará con el apoyo de los empresarios. Un optimismo que se aleja bastante del ánimo mostrado en los últimos días por la CEOE.

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ya aseguró hace unos días que prefería un «acuerdo de mínimos a un desacuerdo de máximos», dejando claro que las posturas entre las partes están todavía muy alejadas. Sobre todo, en materia de temporalidad, uno de los pilares que el Gobierno se ha propuesto atajar en el Plan de Recuperación enviado a Bruselas y que da acceso a los fondos europeos. «Tenemos que publicar esa norma antes del 31 de diciembre y, créanme, lo vamos a hacer», insistía Díaz durante su encuentro en Bruselas.

«No tengan dudas, España cumplirá con el componente 23, la parte que tiene que ver con la reforma de trabajo que es imprescindible para paliar los grandes déficit que tiene España», ha afirmado.

En este sentido, asegura que el Gobierno está trabajando «con mayor ahínco» para alcanzar el pacto que implique a la patronal y lograr este objetivo del que, según ha comentado, ya tiene los detalles cerrados en coordinación con Bruselas.

Salario mínimo

Sobre la reunión de este lunes, la titular de Trabajo ha destacado que se vayan a dar «pasos importantes» para avanzar en la «Europa social». «Satisfecha de que demos un impulso a la Europa de la ciudadanía, de los trabajadores, de los pueblos, en definitiva para una democracia mucho más robusta en el conjunto de Europa», ha apuntado, pese a que finalmente no ha habido acuerdo para fijar un salario mínimo en la Unión Europea.

Finalmente, el texto se limita a establecer mecanismos y herramientas para revisar al alza los sueldos. Pero aunque solo sea un primer paso, esta posición común para una directiva que promueva salarios mínimos dignos era hasta hace poco impensable en Europa.

El ministro de Empleo de Eslovenia, Janez Cigler Kralj, que ahora ostenta la presidencia rotatoria de la UE, ha defendido que el bloque «no puede aceptar que haya personas que ponen toda su energía en su trabajo y aun así viven en la pobreza y no tienen una vida decente». «Esta directiva será un gran paso para lograr este objetivo», ha asegurado.

La idea que ahora se debatirá con el Parlamento Europeo es que, para mejorar los salarios mínimos en el seno de la UE, aquellos países que cuentan con esta figura en su legislación laboral fijen un marco nuevo para actualizarlos de acuerdo a una serie de criterios «estables y claros».

Otro de los pilares de la iniciativa para hacer más justo el mercado laboral europeo es dar un mayor peso a la negociación colectiva. Los Veintisiete han recalcado que esta resulta clave para contar con salarios más altos y mejores coberturas a los trabajadores, por lo que se ha solicitado a los Estados miembros planes para impulsarla en los sectores en los que sea inferior al 70%.