Imagen del acuerdo rubricado hoy por la mañana en el despacho de Aguilar Abogados, que ha asesorado a JSP en el ERE. / Arcadio Suarez

JSP y los sindicatos CC OO y UGT firman el ERE y abren la vía a la pervivencia de la empresa

La empresa se libra por ahora de la liquidación y la quiebra al allanarse el camino para la entrada de un inversor

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La histórica empresa canaria JSP tiene ante un sí una oportunidad de librarse de la liquidación y la quiebra gracias al alcuerdo alcanzado en la mañana de hoy entre los responsables de la sociedad y los representantes del comité de empresa por CC OO para cerrar un ERE que afectará al 70% de la plantilla y que era condición indispensable para la entrada de un inversor, que ponga dinero y garantice la pervivencia de la sociedad.

El acuerdo sobre el ERE también ha contado con el apoyo de los representantes de los trabajadores por UGT, que ya habían dicho que sí a la propuesta de la empresa el lunes pasado. Fueron los ocho representantes de de CC OO los que rechazaron el acuerdo el último día oficial del período de negociación (que concluyó el pasado 28 de diciembre) debido a la falta de garantías por parte de la empresa para cumplir, una vez firmado el ERE, con la propuesta de abonar 25 días por año trabajado durante 16 mensualidades, lo que mejoraba en 1,5 millones de euros la situación de los 276 empleados que se irán de la empresa con el ERE y que sin acuerdo, hubieran percibido 20 días por año trabajado en 12 mensualidades.

Desde CC OO, el secretario de Acción Sindical de la organización, Isaac Pérez, argumentó ayer que al tener constancia fehaciente de la existencia de un inversor (el fondo Hiperion) hay garantía de cumplimiento del acuerdo y por eso, han dicho sí al acuerdo. «Tendremos donde ir si no se cumple», señala.

El acuerdo ha sido posible después de que la empresa haya dado el visto bueno a la última propuesta presentada ayer a última hora por CC OO y en la que planteaban que la bolsa de empleo se extendiera durante cuatro años para garantizar la recolocación de los trabajadores de más antigüedad. No hay que olvidar que 150 de los 276 empleados que salen de JSP tienen más de 50 años y su recolocación es complicada. La empresa había puesto como tope tres años mientras que los trabajadores exigían seis. Finalmente serán cuatro años.

JSP entró en preconcurso en marzo de 2021 y finalmente solicitó el concurso en julio. A lo largo de todo el año pasado se trató de buscar inversores interesados y aunque los hubo no logró cerrarse un acuerdo defintiivo. La deuda de JSP, que supera los 60 millones de euros -la mayoría con los bancos-, su deficitaria situación patrimonial, con un negativo de 23 millones de euros, y la carga laboral han impedido que se llegara a un acuerdo antes. El ERE era condición indispensable para la entrada del fondo de inversión Hiperion.

La empresa atraviesa una situación difícil con una caída de la producción importante en todos los centros de trabajo y la paralización incluso total de la empresa Celgan desde el pasado viernes ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos de la materia prima.