La ministra Reyes Maroto y el presidente Pedro Sánchez en la sede del ICEX. / EP

Sánchez quiere depender menos de las ventas a la UE y mirar a China y EE UU

El presidente presenta el Plan de Acción para la Internacionalización que dotará con 200 millones de euros a las pymes que exploren nuevos mercados

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La internacionalización de las empresas españolas es una de las claves de la recuperación, como ya lo fue en la crisis de 2008, y de la transformación de la economía. Esta será una de las patas del Plan de Recuperación y Resiliencia remitido a Bruselas y que el presidente del Gobierno espera que tenga el visto bueno «a principios del mes de julio» con el adelanto de 9.000 millones de euros de los fondos europeos.

Así lo adelantó este miércoles Pedro Sánchez en un acto celebrado en el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, donde aseguraron que el Plan de Acción para la Internacionalización de la economía movilizará más de 4.500 millones de euros de inversión.

Entre esta lluvia de millones el presidente destacó la inversión de 200 millones como apoyo a empresas que exploren nuevos mercados exteriores, fundamentalmente a pymes. Y es que la estrategia del Gobierno es «ganar en diversificación geográfica». En palabras del presidente, «seguimos dependiendo en exceso» del mercado europeo, por lo que aboga por «estar más presentes en otros mercados como el asiático, Estados Unidos y Latinoamérica».

En su opinión, la pandemia ha acelerado retos que vienen de lejos, por lo que «hay que seguir ensanchando la base exportadora» de las pymes. Actualmente hay 55.000 empresas exportadoras de forma regular, y aunque son 16.000 más que hace 10 años aún no son las suficientes. Sánchez considera que el plan estudia cómo aumentar el tamaño de las miles de microymes que conforman el tejido empresarial español para que les sea más fácil lanzarse a exportar.

Por su parte, la ministra Maroto explicó que el sector exportador debe ser una «palanca clave» de la recuperación económica y del empleo tras la pandemia, al tiempo que aseguró que «ya hemos recuperado el nivel de exportaciones previo a la crisis». Además, recordó que España es un país que ha pasado en pocos años de tener una escasa presencia en el exterior a ser la segunda economía más abierta de la UE.

El presidente de la patronal (CEOE), Antonio Garamendi, aseguró que hay unas 150.000 empresas que mantienen algún tipo de actividad exterior, lo que representa la «colaboración público-privada en vena». Y puso en valor el «efecto tractor» de las grandes empresas exportadoras que hacen que las más pequeñas se animen a entrar en nuevos mercados.

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio, señaló que la internacionalización ha sido clave para la recuperación económica del país en momentos de crisis e incluso ha supuesto la «supervivencia» de muchas empresas. Por ello, opina que la consolidación de este proceso de apertura es necesario para el futuro de la economía española.