Más que un día en Salobre

24/10/2019

Un total de 70 jóvenes de cuatro asociaciones disfrutaron de una jornada de deporte y diversión en un entorno único-

Cinco estrellas 365 días al año, visitantes de todo el mundo y un equipo que ha recibido numerosos reconocimientos por su profesionalidad y cuidadoso trato al cliente. Salobre Golf Resort es sinónimo de vacaciones, de relax, de serenidad y de bienestar. Un entorno único en Gran Canaria donde se respira naturaleza, deporte, respeto por el medio ambiente y generosidad.

Y es precisamente desde la generosidad, dónde surge que la Fundación Satocan Júnguel Sanjuán y Salobre Golf Resort aprovecharon los meses de verano para ofrecer lo que ellos denominaron: Un Día en Salobre. Niños y jóvenes de distintas asociaciones, con las que colabora la Fundación Júnguel Sanjuán, se acercaron a Salobre para conocer en primera persona más sobre un espacio turístico en la isla que poco tiene que ver con el resto.

Es en los primeros meses del año cuando nace esta iniciativa de la Fundación Satocan Júnguel Sanjuán y julio el mes elegido para llevarla a cabo. La Fundación Satocan invitó y dio la oportunidad a cuatro asociaciones que velan por la infancia y juventud vulnerable, a descubrir y disfrutar de Salobre Golf para hacerles pasar una jornada especial.

Con la colaboración de Salobre Hotel Resort & Serenity y el equipo de Salobre Golf, los niños y jóvenes pudieron conocer desde dentro las instalaciones del campo de golf, recorriendo sus dos campos en buggies, recibieron clases de golf en las que practicaron su swing viendo volar sus primeras bolas y visitaron el Aloedarium, un espacio con más de 80 especies de aloe provenientes de distintos rincones del mundo, estas fueron algunas de las actividades que completaron el proyecto Un Día en Salobre.

Más que un día en Salobre

En esta primera ocasión, fueron un total de 70 niños y jóvenes de cuatro asociaciones los que visitaron Salobre para conocerlo por primera vez, disfrutar y vivir un día totalmente diferente; pero fueron; Pequeño Valiente, Mi hijo y yo, Síndrome de Down Las Palmas y la Fundación Farrah, los que realmente regalaron un día único e irrepetible al equipo de Salobre y a la propia Fundación Júnguel Sanjuán.

Cada una de las cuatro visitas, finalizó con algún regalo de recuerdo y un almuerzo donde pudieron compartir y disfrutar la experiencia vivida. La frase más repetida al finalizar la jornada fue: Un Día Inolvidable, tanto por los niños y niñas que participaron en la actividad como por parte del equipo de Salobre y la Fundación Satocan Júnguel Sanjuán quienes les ofrecieron una atención excepcional para hacerles pasar una jornada amena, entretenida y sobre todo hacerles sentir como en casa.