Una vida encaminada a liderar el gigante textil

Formada en Suiza y Londres, Marta Ortega comenzó su andadura laboral como dependienta de una tienda de Zara y ha pasado por diferentes departamentos hasta llegar a tomar las riendas de Inditex

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Nació entre telas hace 37 años. Todo su pasado gira en torno al gigante textil fundado por su padre, Amancio Ortega. Ahora su hija pequeña, Marta (Vigo, 1984), nacida de su segundo matrimonio con Flora Pérez, tomará las riendas de la que se ha convertido en una de las multinacionales de la moda más prósperas a nivel mundial conformada por ocho marcas entre las que se encuentran Zara, Massimo Dutti, Zara Home, Uterqüe o Bershka. «Siempre estaré donde la empresa más lo necesite», dijo recientemente a modo de premonición.

En realidad, lleva toda la vida preparándose para presidir Inditex. Y para ello se ha formado. Abandonó de adolescente su querida Coruña para estudiar Bachillerato en Suiza. Y de Suiza a Londres, donde se graduó en 2007 en International Business (Empresariales)en la European Business School. Los idiomas también han estado muy presentes en su educación y habla perfectamente inglés y francés y se defiende en italiano.

Comenzó su andadura laboral desde abajo. Su padre la envió a trabajar como dependienta a una tienda de Zara del barrio londinense de Chelsea. Así se inició él también, como un empleado más de un establecimiento de ropa, para pasar después a crear en 1963 una pequeña tienda de confección de albornoces, el germen de su actual emporio. La propia Marta explicó hace apenas unos meses al diario estadounidense 'Wall Street Journal' su primera experiencia laboral en una de las pocas entrevistas que ha concedido, puesto que la discreción –al igual que ocurre con su padre– es marca de la casa: «La primera semana de trabajo en Zara pensé que no iba a sobrevivir, pero luego desarrollas una especie de adicción a la tienda».

Y continuó escalando peldaños, pasando por diferentes departamentos con vistas a conocer desde dentro todos los rincones de una compañía que parece no tener fin. «He vivido esta empresa desde mi infancia y he aprendido de todos los grandes profesionales con los que he trabajado durante los últimos quince años», explicó ayer en un comunicado Marta Ortega, quien acude en persona a la inauguración de cada nueva tienda, esté donde esté.

La sombra de Pablo Isla

Su destino estaba escrito y por eso en los últimos años se ha convertido en la sombra de Pablo Isla, que le ha tutelado a lo largo de este aprendizaje. No en vano la revista 'Forbes' designó al todavía presidente de Inditex, compañía que ha llevado a la cima pese a atravesar por dos duras crisis, como «mejor CEO de la última década».

Bajo la batuta de Marta Ortega, que hasta ahora trabajaba en la sede de Arteixo en una mesa compartida junto a otros empleados, principalmente reforzando la imagen de marca y propuesta de moda de Zara, se han materializado campañas con los más reputados creativos del sector como Steven Meisel, Fabien Baron, Karl Templer o Luca Guadagnino, así como el lanzamiento de nuevas colecciones 'premium', incluyendo Zara SRPLS y Charlotte Gainsbourg by Zara.

Apasionada de la hípica y madre de dos hijos, Amancio –en honor a su abuelo– y Matilda, su objetivo es «mirar al futuro pero aprendiendo del pasado». Y lo pondrá en práctica en su nueva andadura bajo el lema que tiene grabado en su mente: «Sé grande en el trabajo y pequeño en la vida».