Entrevista con José Manuel Fernández-Sabugo

«Los Premios al Valor Social destinan 50.000 euros cada año a proyectos del Archipiélago »

24/10/2019

El director de Cepsa en Canarias y representante de la Fundación, José Manuel Fernández-Sabugo, analiza la nueva convocatoria de los Premios al Valor Social, que buscan reconocer y promover diferentes proyectos sociales que impulsen la inclusión y calidad de vida de personas o colectivos menos favorecidos.

— Desde el año 2008, la Fundación Cepsa convoca los Premios al Valor Social en las Islas Canarias. ¿Qué les llevó a desarrollarlos en el Archipiélago?

— Estos premios son de una gran importancia para la Fundación Cepsa y se celebran en aquellas zonas geográficas en las que la Compañía cuenta con una actividad relevante y en las que, de manera más profunda, tiene establecidos lazos y relaciones con las comunidades locales, como en Canarias.

— Hasta esta convocatoria, ¿cuántos premios se han entregado?

— En Canarias, desde que pusimos en marcha los Premios al Valor Social, hemos entregado 385.000 euros a 46 proyectos ganadores, de un total de 502 proyectos presentados. Se trata de números de participación muy altos que evidencian que el trabajo que realizamos es importante.

— ¿Qué objetivos persiguen estos Premios al Valor Social?

— Estos premios tienen dos objetivos primordiales. Por un lado, reconocer e impulsar económicamente proyectos sociales dirigidos a mejorar la calidad de vida y el bienestar de personas o colectivos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social. Por otro, promover la solidaridad y la concienciación social dentro de la empresa, involucrando a los profesionales de la Compañía a quienes se les invita a colaborar a través de la figura del padrino o madrina solidario.

— ¿Y en qué consisten?

— Se trata de una convocatoria anual de ayudas a proyectos sociales, a los que destinamos 50.000 euros en las islas Canarias, que constituye un referente dentro de las múltiples acciones que lleva a cabo la Fundación Cepsa. Es una iniciativa que, además de apoyar a los colectivos más desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, se preocupa por lograr un compromiso por parte de los empleados de Cepsa, creadora de la Fundación Cepsa. Esto permite consolidar uno de los cinco valores que definen a la compañía: la solidaridad.

— ¿Quiénes pueden participar?

— Cualquier fundación o asociación privada sin ánimo de lucro legalmente constituida, que tenga una experiencia en proyectos sociales de al menos dos años, y que cuente con sede social o delegación en Canarias. Para esta edición hemos recibido un total de 53 propuestas que analiza una secretaría técnica. De ellas se preselecciona quince, que pasarán al jurado final, que se encargará de poner nombre a los ganadores de esta edición de 2019.

— ¿Qué personas o instituciones forma el jurado que decide quienes serán los ganadores?

— Se trata de un jurado multidisciplinar formado por representantes de Cepsa y de la Fundación, así como áreas de acción social del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife, el Cabildo de Gran Canaria, los ayuntamientos de las capitales, la Diputación del Común y el programa Tenerife Solidario.

— ¿Y cuántas entidades pueden ser premiadas en las islas en cada convocatoria de los Premios al Valor Social?

— Puede haber un máximo de seis ganadores, entre los que se distribuirán los 50.000 euros totales. Las cantidades no son iguales para todos los proyectos pero cada entidad puede recibir hasta un máximo de 12.000 euros.

— Uno de los aspectos que antes destacaba es la implicación de los trabajadores de Cepsa que hacen el papel de padrino o madrina de las entidades ganadoras. ¿Cómo consiguen las instituciones participantes esa figura?

— Si ya conocen a algún profesional de Cepsa pueden proponerle que les apadrine o, si no conocen a nadie dentro de nuestra plantilla, al inscribirse deben notificárnoslo al rellenar el formulario de inscripción (hay un apartado para ello) y solicitar que les busquemos uno. Cada año se abre una convocatoria interna para que quienes quieran ser padrino o madrina de un proyecto se presenten voluntarios, y al finalizar el plazo de convocatoria asignamos estas funciones a los trabajadores y las asociaciones según sus intereses.

— ¿Cómo es la respuesta de los trabajadores?

— Muy positiva, se implican mucho en esta iniciativa y no hay ningún proyecto que se quede fuera, pues siempre hay voluntarios en la empresa para avalar a las entidades que no dispongan de padrino.

— Y a día de hoy, ¿qué relación mantienen con los ganadores de ediciones anteriores de estos premios?

— Hay tres aspectos fundamentales: el acto de entrega, en el que les conocemos, y la visita durante el año posterior para conocer de primera mano sus proyectos, aparte del vínculo que se crea con los padrinos o madrinas. Hay muchas personas solidarias dentro de la empresa, que colaboran con entidades de todo tipo; algunos lo hacían ya, y otros han encontrado la manera de colaborar gracias a estos Premios, que han creado estrechos lazos entre los profesionales de Cepsa y un sinfín de entidades sociales. En estos años se ha ido extendiendo ese espíritu solidario dentro de la empresa.

Premio Especial del Empleado de Cepsa

Por los trabajadores. El Premio Especial del Grupo Cepsa es un premio adicional, único para España, Portugal, Colombia y Brasil, en el que son los propios trabajadores de Cepsa quienes seleccionan hasta tres proyectos merecedores de recibir este galardón.

Selección. Los jurados de cada zona seleccionan dos proyectos para optar al Premio Especial (sumando 14 en total) y entre todos los profesionales de la compañía se eligen tres, que se reparten hasta 30.000 euros adicionales. El año pasado, por ejemplo, una entidad tinerfeña, Aldis, ganó uno de estos premios especiales.

Bienestar. La Fundación Cepsa es el resultado del compromiso social que ha caracterizado a la compañía a lo largo de toda su historia. Su objetivo es reforzar la responsabilidad que contrae Cepsa con la sociedad en donde opera, impulsando iniciativas que ayudan a las personas, adaptadas siempre a las necesidades de cada población.