Nuevas formas de estafa

Empresas ficticias por la atención sanitaria

28/08/2017

Los servicios que prestan las llamadas empresas ficticias -entidades físicas o jurídicas sin actividad real y que se crean con el único fin de defraudar y lucrarse- son cada vez más especializados.

Con la crisis económica, el aumento del paro y la finalización de muchas de las prestaciones, proliferaron las empresas ficticias consistentes en dar de alta a falsos trabajadores a cambio de dinero al fin de que estos pudieran percibir el paro y tener derecho a los subsidios por desempleo una vez finalizara el falso contrato y dejaran de estar trabajando. Con anterioridad, el principal objetivo de estas empresas fraudulentas era lograr que los inmigrantes pudieran conseguir el permiso de trabajo de residencia.

En los últimos meses, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Canarias ha detectado empresas ficticias que dan de alta a personas como trabajadores con el fin de que puedan beneficiarse de prestaciones sanitarias y operaciones y servicios que en sus países con muy costosos. Según indica el director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Canarias, Francisco Guindín, muchos de esos trabajadores son europeos. «Se dan de alta para conseguir que la sanidad pública española les ponga después por ejemplo una prótesis de rodilla. En sus países es cara y aquí les sale gratis», indica Guindín.

En su mayoría se realizan a europeos que aspiran a tratamientos caros como una prótesis de rodilla

Apunta que aún no se han detectado muchos casos pero ya hay alguno en el archipiélago. «Estas empresas ficticias funcionan con el boca a boca y ofrecen un cartel de servicios donde el interesado elige prestaciones por desempleo, sanitarias o permiso de residencia, entre otros», indica.

En las islas también se han dado casos de empresas ficticias creadas para cobrar subvenciones del Ministerio dirigidas a fomentar el empleo o para la formación. «Ni hay trabajadores, ni hay cursos, ni hay nada», indica. La Inspección ha recaudado en seis meses 250.000 euros de falsas empresas creadas con este fin.