Tienda de Zara en Bruselas. / Rc

Inditex ganó 3.243 millones en el último ejercicio de Pablo Isla

La cifra es un 11% inferior a la de antes de la pandemia. El alza de la inflación obliga al gigante textil a elevar de forma selectiva un 2% sus precios de media en España

Clara Alba
CLARA ALBA Arteixo (La Coruña)

Inditex deja atrás la crisis con un beneficio en el último ejercicio (del 1 de febrero de 2021 a 31 de enero de 2022) de 3.243 millones de euros, un 193% más que en 2020 y a las puertas de recuperar por completo los 3.639 millones registrados de 2019.

La cifra del conjunto del año, el último de Pablo Isla al frente de la compañía, estuvo marcada por un primer trimestre en el que la compleja situación sanitaria impidió operar en el 24% de las horas comerciales al grupo. Pero los datos de ventas evidencian que lo peor de aquellos meses ha quedado atrás.

En concreto, las ventas totales alcanzaron los 27.716 millones de euros, un 35,8% más, aunque todavía unos 500 millones por debajo de 2019, cuando el grupo alcanzó récord de facturación. Desde Inditex recuerdan que, a tipo de cambio constante, estos ingresos superan en un 3% a los de 2019 (-2% desde el punto de vista contable).

A lo largo del ejercicio, las cifras de ingresos y beneficios récord que la compañía alcanzó en el tercer trimestre se vieron frenadas en seco por la variante ómicron en la recta final del año, que impuso «un repentino descenso del tráfico comercial en las tiendas», además de restricciones en numerosos mercados con cierres temporales en Austria, Países Bajos, Alemania, Japón, China y Filipinas.

Inditex cifra en 400 millones de euros el impacto extraordinario por esta situación. «Debido a la rápida caída de la venta en tienda, fue difícil compensar los gastos incrementales asociados con la campaña de Navidad y los gastos adicionales por una mayor actividad online», explican desde la compañía. Así, el beneficio neto del cuarto trimestre rondó los 743 millones de euros, un 40% menos que en el tercero.

Despedida y venta online

Tras ese periodo de peor comportamiento como consecuencia de la sexta ola, la campaña de primavera/verano de 2022 ya vuelve a mostrar «patrones positivos anteriores», según indican desde el grupo. «Después de dos años de pandemia, estos resultados demuestran la gran capacidad de adaptación a cualquier circunstancia que caracteriza a las personas que integran esta compañía a través del compromiso y del talento», ha explicado Pablo Isla durante la presentación de resultados.

Una presentación que el directivo ha aprovechado para despedirse de sus equipos antes de dejar la presidencia de Indidtex el próximo 31 de marzo, cuando Marta Ortega, hija del fundador de la compañía, Amancio Ortega, asumirá las riendas de la compañía con carácter no ejecutivo. «Quiero expresar mi máxima confianza en el futuro de la compañía con Marta como presidenta», ha expresado Isla.

Tras su salida, será García Maceiras (que ocupa el puesto de consejero delegado desde finales de noviembre) quien asuma el control de la gestión de la empresa textil.

«Para mí hoy es un día muy especial, la decimoséptima vez que presentaré los resultados y el momento en el que culmina desde el punto de vista formal y público la transición que iniciamos a finales de noviembre», ha expresado Isla durante su comparecencia.

Por su parte, García Maceiras insistió en el mensaje de continuidad en el negocio de Inditex, destacando que «el liderazgo de la compañía en la profunda transformación digital de estos años nos sitúa en una posición inmejorable de cara al futuro para ofrecer la mejor experiencia en nuestra propuesta de moda de calidad y sostenible». «Inditex es una empresa global, digital, integrada y sostenible», ha insistido durante la presentación de su estrategia para el nuevo ejercicio.

Un año en el que la venta online volverá a ser clave tras crecer hasta los 7.491 millones de euros en 2021, un 14% más tras el notable incremento del 77% que se vivió durante la pandemia. En total, el canal online supone ya el 25,5% del total de las ventas, con el objetivo de que en 2024 ese porcentaje suba hasta el 30%.

A cierre del ejercicio, las diferentes plataformas de las cadenas en Internet siguen acumulando seguidores, con más de 6.200 millones de visitas, con casi 150 millones de usuarios de las distintas apps del grupo en todo el mundo y 230 millones de seguidores en redes sociales.

Dividendos y Rusia

Con estas cifras sobre la mesa, y una posición financiera neta que creció un 24% con casi 7.400 millones en caja, el consejo de administración de Inditex ha podido despejar una de las grandes incógnitas del mercado, al confirmar que en su próxima junta de accionistas propondrá un dividendo de 0,93 euros por acción.

La cifra supone un 33% más que en 2020, y se repartirá entre un dividendo ordinario de 0,63 euros y un dividendo extraordinario de 0,30 euros por acción. El pago se llevará a cabo en dos partes. La primera, el próximo 2 de mayo (0,465 euros) de este año y la siguiente (otros 0,465 euros), el 2 de noviembre.

Adicionalmente, el consejo ha acordado establecer un dividendo extraordinario de 0,40 euros por acción para el ejercicio 2022, que se sumará al dividendo ordinario para ser distribuido a lo largo del año 2023.

«Estamos comprometidos con nuestros accionistas para ofrecerles una política de retribución atractiva, predecible y creciente», ha expresado García Maceiras. De momento, la cotización de Inditex cede un 1,5% en una jornada de subidas para el Ibex-35.

Además de la nueva política de dividendos, otra de las grandes incógnitas del mercado -que en las últimas semanas ha castigado duramente a la primera cotizada española por capitalización bursátil- es qué pasará con su actividad en Rusia, tras decidir el pasado 5 de marzo la suspensión temporal de su actividad en el país.

«Nuestro objetivo fundamental es desarrollar un plan especial de apoyo para nuestros empleados. Hemos decidido una suspensión temporal de las operaciones y el objetivo es reanudarlas en cuanto las circunstancias lo permitan, que evidentemente no es el momento actual», ha explicado García Maceiras, precisando que los empleados en el país siguen cobrando.

Los datos evidencian la fuerte presencia del grupo en la región. «La venta en tienda y online entre el 1 de febrero y el 13 de marzo creció al 33% frente al mismo periodo del 2021 y un 21% frente a los máximos históricos pre-covid de 2019. En este período, las ventas de la Federación Rusia y Ucrania representaron aproximadamente 5 puntos porcentuales del crecimiento total de las ventas», indican desde la compañía.

Para compensar el parón de la actividad en Rusia, todo parece indicar que EE UU será el pilar estratégico del grupo. La primera potencia mundial se ha convertido ya en el segundo mercado de Inditex a pesar de no contar con el mayor número de tiendas.

El impacto de la guerra tendrá consecuencias más allá del parón de la actividad en los países afectados. «Hay tensiones inflacionistas y la compañía quiere proteger sus márgenes», ha explicado Isla ante los medios.

Bajo este escenario, Inditex ha confirmado que en la nueva campaña primavera-verano acometerá actualizaciones en precios que en España implicará una subida media del entorno del 2%. Desde el grupo matizan que estas subidas serán, no obstante, «de carácter selectivo, bajando a niveles de formato comercial, familia de producto, etc».