Borrar
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán. R. C.
Iberdrola gana 4.339 millones, récord histórico, aunque su negocio flaquea en España

Iberdrola gana 4.339 millones, récord histórico, aunque su negocio flaquea en España

La energética, que achaca la caída del beneficio del 19% en España a las medidas regulatorias y fiscales, ya ha recurrido el impuesto extraordinario por el que pagará 200 millones este año

Miércoles, 22 de febrero 2023, 16:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Iberdrola ha cerrado 2022 con un beneficio neto global de 4.339 millones de euros, lo que supone un 12% más que en el ejercicio anterior. Sin embargo, la compañía apunta que su resultado en España ha caído un 19%. El grupo lo achaca a las medidas regulatorias y fiscales, como el nuevo impuesto extraordinario a energéticas y bancas, así como a los altos costes energéticos «que no se han traspasado a los clientes», indica la compañía.

Para este año 2023, Iberdrola prevé un crecimiento del beneficio neto de entre el 8% y el 10%, aunque admite que si el impuesto extraordinario que grava las ventas sigue en vigor, ese alza del resultado será prácticamente la mitad, en el entorno de un 5%. Los nuevos impuestos que gravan los beneficios extraordinarios de los bancos y energéticas ya han recaudado 1.454 millones de euros y el Ejecutivo prevé que superen los 3.000 millones previstos para todo el ejercicio. En el caso de Iberdrola, pagará unos 200 millones, al verse gravado en un 1,2% sus ingresos anuales del año pasado.

Ante esta coyuntura, el presidente de la compañía, Ignacio Galán, ha anunciado que el grupo ya ha presentado ante los tribunales una denuncia contra el nuevo impuesto a las energéticas aplicado en España. El ejecutivo considera que el gravamen atenta tanto contra la Constitución como contra el derecho comunitario. «Hemos recurrido estas medidas arbitrarias y discriminatorias que solo afectan a algunos sectores (energéticas y banca), sectores que no están en una situación comparable», ha indicado. Aunque Galán admite que probablemente no será hasta 2024 cuando la Justicia se pronuncie de forma definitiva al respecto.

Además, Galán se ha alineado con la propuesta de países como Alemania, Finlandia, Suecia o Países Bajos en su rechazo a la idea del Gobierno español basada en una mayor intervención del mercado eléctrico comunitario. El presidente de Iberdrola está de acuerdo en seguir mejorando el sistema, aunque avisa de que este mercado estaba «funcionando bien» hasta ahora, a pesar de la volatilidad.

El presidente de Iberdrola ha afirmado que «en un año marcado por la crisis energética y las dificultades en las cadenas de suministro globales, hemos incrementado las inversiones un 13% hasta los casi 11.000 millones de euros para seguir creciendo con solidez, generando más actividad y empleo y reduciendo la dependencia de combustibles fósiles».

El grupo ha realizado unas inversiones históricas de 10.730 millones de euros, lo que supone un 13% más que el mismo periodo del año anterior, a pesar de las presiones inflacionistas y los retos de la cadena de suministro. El 90% de la inversión se ha destinado a renovables y redes inteligentes para acelerar la electrificación y fomentar la autonomía energética.

Un 38% de la inversión se ha destinado a Unión Europea -cerca de 3.000 millones en España, el país que más inversión recibió, y 1.200 millones en otros países como Alemania, Francia o Portugal-. Un 25% de la inversión se realizó en Estados Unidos, un 20% en Latinoamérica, y un 13% en el Reino Unido. El 4% restante ha ido a otros países, como Australia.

Como consecuencia de las inversiones ya realizadas, el grupo ha cerrado 2022 con una capacidad instalada renovable que ronda los 40.000 MW en todo el mundo y consolida su potencia instalada como una de la más limpias del mundo, ya que el 80% es libre de emisiones. La compañía cuenta, además, con 7.675 MW en construcción que estarán operativos en los próximos cuatros años. De ellos, casi 3.500 MW corresponden a proyectos eólicos marinos en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Francia.

Por su parte, la base de activos de redes se incrementó en un 19% respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 39.200 millones de euros. Dicha base de activos se encuentra repartida de forma equilibrada entre EE UU, con un 31% del total; Reino Unido y España, con un 24% cada uno; y Brasil, con el 21%.

Durante el año, el grupo continuó reduciendo sus emisiones hasta solo 59 gramos CO2/kWh en Europa, cuatro veces menos que la media del sector, y ha mejorado sus metas de descarbonización, con la ambición de tener emisiones netas cero en sus centrales de generación y consumos propios ya en 2030 y en todas sus actividades antes de 2040.

A la vista de estos resultados, el consejo propondrá a la Junta General de Accionistas una remuneración complementaria de 0,31 euros brutos por acción, a los que hay que sumar el dividendo a cuenta de 0,18 euros brutos por acción abonado en enero, lo que beneficia a cientos de miles de ahorradores que invierten en Iberdrola.

A pesar del difícil contexto macroeconómico, Iberdrola ha continuado reforzando su balance con más de 12.700 millones de euros de nueva financiación en condiciones competitivas de mercado. De esta cuantía, 10.700 millones cumplen con criterios ESG (medioambientales, sociales y de gobernanza), con lo que el grupo ha alcanzado un total de 48.600 millones de euros financiación verde y sostenible.

La compañía espera invertir 11.000 millones de euros en 2023, lo que le permitirá incrementar su capacidad instalada renovable en 3.000 MW y seguir aumentando su base de activos de redes, que ya supera los 39.000 millones de euros.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios