El asociacionismo, clave para las pequeñas y medianas empresas

La creación de agrupaciones entre distintos empresarios de un mismo sector o zona comercial ayuda a mejorar su competitividad y a ahorrar costes en servicios, además de coordinar sus acciones para tener un mayor impacto.

C.M.C. / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Cada vez son más los emprendedores, comerciantes o productores agrarios, por ejemplo, que optan por formar parte de una asociación específica, valorando el plus que aporta la colectividad y la suma de fuerzas para llevar a cabo iniciativas en beneficio del propio sector.

En unos tiempos en el que la competencia es cada vez mayor, jugando la globalización un papel fundamental en la reducción de costes para las grandes compañías, el asociacionismo debe ser crucial a la hora de orientar los negocios por parte de los pequeños empresarios y profesionales frente a los cambios constantes del entorno, es decir, el agrupamiento no puede considerarse como tradicionalmente está concebido, como un método de defensa, sino más bien como un elemento coordinador que ayude a identificar oportunidades que puedan aprovecharse en el futuro.

Obviamente, cada empresario debe velar por sus intereses particulares y valorar sus propias iniciativas de mejora en su desarrollo comercial, pero el hecho de no asociarse repercute directamente en la posterior evolución del centro de negocio o de su zona de actuación, ya que habrá decisiones o mejoras que no pueda aplicar por la imposibilidad de presentarlas unilateralmente.

Puede tener voz ante problemáticas diversas en su entorno, pero no será escuchado de igual forma ante la administración que si las plantea de forma conjunta con otros negocios o comerciantes que posean las mismas inquietudes.

El hecho de pertenecer a una asociación implica tener voz y voto para las decisiones que se tomen, al mismo tiempo que redunda en una mayor información, que posteriormente podrá ser utilizada en la toma de decisiones de futuro para sus negocios, de una forma más lúcida y acertada, que si lo hace de forma individual.

Entre los objetivos fundamentales del movimiento asociativo está el evitar la dispersión y los planteamientos individualistas. Pertenecer a una asociación aumenta las posibilidades para competir sin que ello afecte a la individualidad de cada empresa.

En definitiva, la ventaja más notoria es la cohesión de intereses para atraer clientes, así como la oportunidad de realizar cursos de formación conjuntos, firmas de alianzas, aprender de los errores de otros, emprender acciones conjuntas y poder contar con asesoramiento general sobre posibles ayudas y financiación.

Zonas Comerciales Abiertas. La creación de estos espacios urbanos agrupa una oferta integrada de comercios y negocios independientes que cooperan entre sí para mejorar su atractivo y compartir los servicios que prestan.

Son gestionadas profesionalmente mediante la participación pública y privada y se dirige a su mercado mediante una imagen y una estrategia única.

Consisten en la modernización de los establecimientos del pequeño comercio, la remodelación de las principales áreas comerciales mejorando las calles y su entorno, el desarrollo de actividades dinamizadoras y de promoción comercial, la programación de cursos y seminarios, acciones formativas dirigidas a empresarios y trabajadores del sector comercial minorista y la integración de las políticas comerciales y el establecimiento de servicios asociados.

Asociación de empresarios

Revitalización. Con el auge en Canarias de los centros comerciales, cada vez es mayor el número de asociaciones empresariales que han ido surgiendo, como Zona Centro, en Santa Cruz de Tenerife, o Zona Triana y Zona Comercial Mesa y López, en Las Palmas de Gran Canaria, etc.

Actividades. Este tipo de organizaciones buscan tener una voz empresarial representativa ante las administraciones públicas para favorecer el desarrollo económico, social y cultural de sus zonas, así como revitalizar y consolidar el carácter comercial de los núcleos urbanos, aportando todos los medios para fomentar y mantener el tejido comercial a través de actividades y eventos que potencien el flujo de visitantes.